Lactancia vs biberón

La lactancia no debería ser optativa.

Si observas a los animales verás que ninguna hembra mamífera se plantea dar un biberón. También verás que en las granjas, cuando el ganado que nace pierde a su madre en el parto o por alguna otra razón durante esas primeras horas de vida, esa res se considera perdida a no ser que se le pueda amamantar de otra hembra sustitutiva a su madre.

Nosotros, los seres humanos somos mamíferos, pero tenemos uso de razón. Y tenemos industrias farmacéuticas. A comienzos del siglo XX comenzamos a administrar a las mujeres anestesia para dar a luz (tópico que merece en sí otro artículo) y a crear en laboratorio la llamada leche de fórmula (precisamente por eso, porque es una fórmula).

La leche de fórmula era nueva y cara. Sólo las mujeres con determinado poder adquisitivo podían acceder a ella. Pero pronto llegó a todos los públicos y se habló de leche de “sustitución” de la leche materna.

La leche de fórmula no es sustitutiva de la leche materna. Nunca lo ha sido. Sólo se parecen en que ambas son líquidas. La leche materna lleva tu sistema inmunológico a tu bebé a parte de todos los nutrientes que necesita. Y, de momento, eso es algo que no se puede reproducir en laboratorio. Numerosos estudios han demostrado que el parecido entre ambas leches es ficción.

Los bebés amamantados de biberón tienen más riesgo de obesidad, caries, diabetes, cáncer… La leche materna no es medida ni cuantificada porque tu cuerpo dará a tu bebé exactamente lo que necesita, no más, no menos. Durante el crecimiento de tu bebé tu leche se adaptará a las nuevas demandas, cambiando su composición. La naturaleza es así de sabia, aunque nos empeñemos a veces en no verlo.

Entonces…¿por qué damos biberones? Primero porque no nos informan bien y porque probablemente nunca hayamos visto dar el pecho, porque el bombardeo farmacéutico de las leches de fórmula es un negocio en alza, porque parece más sencillo calentar un biberón que sacarse un pecho en público, porque parece que hay más rutina con biberón y que el bebé duerme más…Nada de esto es cierto. Investiga, lee al respecto, contacta con grupos de ayuda a la lactancia u otras madres que lo hayan hecho mientras estás embarazada. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta, por lo menos, los 6 primeros meses. No te dejes engañar.

¿Y qué pasa si no tengo suficiente leche? Esto merece un nuevo artículo. De avanzadilla te diré que menos de un 1% de las mujeres que dan a luz tienen verdaderos problemas para introducir la lactancia a sus bebés (cirugías de pecho anteriores, etc). Para estas mujeres el biberón es la única opción. Sin embargo es muy superior el porcentaje de mujeres que opta por el biberón. Iremos viendo por qué.

Artículos relacionados:

3 thoughts on “Lactancia vs biberón

  1. Tengo una beba, Valeria de 6 meses y medio, hasta los 5 meses le di pecho solamente como alimentacion, fecha en que nuevamente retome mi trabajo, asi que desde hace 1 mes y medio le introduje papillas e intente darle biberon con mi propia leche, pero no ha querido aceptar el biberon, ni nigun tipo de vasito entrenador, su resistencia a ello hace que durante el dia casi no tome liquidos y solo le doy pecho durante toda la noche hasta las 6 30 am. pero me preocupa porque a pesar de que toma alimentos solidos, siento que no es suficiente la leche que debe de consumir en relacion a otros bebes, ademas su peso en los ultimos dos meses, solamente se ha incrementado 100 gr, por mes. EN resumen, he intentado biberones de distintos tipos con mi propia leche, y no los acepta, y no acepta de ninguna manera la formula. Toma muy poco con cucharita y con vaso entrenador. <he intentado todo, pero ahora que estoy trabajando no puedo hacer mas intentos, mi esposo es quien la cuida por el dia y hace lo que puede. Que casos conocen al respecto. Tetinas tipo pezon he probado de 4 tipos y nada…

  2. A mi hija le pasó lo mismo cuando volví a trabajar, que no quería ni oír hablar de leche expresada, o biberones, o nada de nada hasta que mamá no volvía del trabajo. Pedí excedencia y luego reducción de jornada. No se si puedes hacer lo mismo, pero si flexibilizar tu trabajo no es posible consulta a tu profesional de la salud para ver si Valeria está bien con el pecho por la noche y las papillas durante el día. Personalmente no veo el problema, recuerda que los bebés que maman tienen un crecimiento distinto a los que no maman. Si sigue cogiendo peso no creo que haya problema, pero consúltalo. Los bebés eligen lo mejor para ellos. Valeria te quiere a ti. Besos.

  3. Pingback: Mitos sobre la lactancia | El Embarazo - Foro

Deja tu comentario