Los primeros minutos de vida

Los primeros minutos de vida de un recién nacido son espectaculares.

Acaba de llegar al mundo exterior. Es el comienzo de una nueva vida, una nueva historia. Si el parto se ha producido de una forma natural, sin anestésicos que le aletarguen, el bebé nace despierto, observador, llora instantáneamente sin nadie que le obligue, busca con la mirada y con todos sus sentidos a su madre. Si justo después de dar a luz pones a tu bebé entre tus pechos, estando ambos desnudos, ocurrirán dos cosas:

    primero, que el bebé estará caliente porque tu cuerpo regulará su propia temperatura para adecuar a tu bebé, como lo lees, si tu bebé está frío tu cuerpo se calentará los grados necesarios para calentarle y lo mismo ocurrirá al contrario, y
    segundo, tu bebé poco a poco irá reptando hasta tu pezón, lo agarrará y comenzará a succionar. Quizá necesite un poco de ayuda para hacerlo pero observarás que sus primeros reflejos están ahí.

Ningún bebé nace buscando un biberón. De hecho un bebé debe aprender a tragar de un biberón porque el método de extracción es totalmente distinto: con el pecho el bebé succiona, extrae, trabaja sus mandíbulas a la vez que manda el estímulo necesario a tus pechos para la producción de leche (como explicaré más adelante en otro artículo). Con un biberón el bebé succiona muy poco y traga mucho más. Además al introducirle la tetina artificial en la boca no puede frenar la caída de líquido por lo que se traga, básicamente, cualquier cosa que le pongas en el biberón. No toma lo que necesita. Toma lo que otros creen que él/ella necesita. Hablaremos de esto más adelante.

Es importantísimo, para establecer una buena lactancia futura, (aunque no indispensable) que bebé y mamá estén juntos esos primeros minutos u horas después del parto y que el contacto piel con piel sea posible. Sabiendo ésto, intenta asegurarte la intimidad durante esos primeros momentos y discute con tu médico o comadrona cómo te gustaría que fuera en caso de cesárea, etc.

Desde esos primeros momentos ya eres mamá y tienes que tomar cartas en el asunto

Artículos relacionados:

Deja tu comentario