La producción de leche

La producción de leche está ligada directamente con la cantidad de leche extraída, esto es, a más succión de tu bebé, más leche que generas luego. El bebé pues es el encargado de indicar a tu cuerpo cuál es la cantidad que necesita en cada momento: cuando quiera menos, mamará menos y tu cuerpo generará menos, cuando quiera más, mamará más y tu cuerpo generará más. Ese es el principio básico. Por eso no debes asustarte si tu bebé está en tu pecho casi las 24 horas del día durante las primeras semanas. Tampoco intentes buscarle una rutina al respecto. Recuerdo haber perdido mi tiempo apuntando en una hoja las veces que mamaba mi hija, los minutos, etc…. No te preocupes por eso. Lo hará cuando le apetezca, a veces seguido a veces parará dormirá y luego volverá a la carga. Eso no indica que “tenga hambre”, como muchas se apresuran a afirmar. Si gana peso NO tiene hambre. Y si llora entre tomas tampoco significa que lo tenga, puede tener miedo, frío…recuerda que acaba de salir al mundo. Ofrece el pecho siempre: no sólo es alimento, también es consuelo y amor. No lo olvides.
En las primeras semanas de mamadas intensivas tu bebé está sentando las bases de su dieta, está trabajando tu producción de leche a la vez que sacia uno de sus reflejos más intensos al nacer, el reflejo de succión. Hablaremos de los reflejos más adelante.
Los bebés dejan de mamar voluntariamente pasado un tiempo. Tendrás opiniones apocalípticas que te hablarán de niñas de 7 años que aún maman. Lo normal es que sean uno o dos años, tres, ligado normalmente a la llegada de los molares. Pero no te asustes. El ritmo de mamadas en las primeras semanas sienta las bases para que luego tu pecho produzca mayores cantidades, el bebé sepa mamar mejor, trague más rápido y, además, a los 6 meses más o menos tu bebé querrá sólidos, con lo que mamará muchísimo menos.
Mi hija tiene casi once meses. Mi vida es absolutamente normal, trabajo, escribo, leo…ella sólo me pide amamantamiento por las noches o antes de dormir sus siestas en la tarde. Pero la lactancia sigue, aunque yo casi ni me dé cuenta. Aparte de todos los beneficios que ya conoces sobre la leche materna hay otro importante cuando introduces sólidos: yo no me preocupo en exceso de su dieta, intento que sea variada, eso sí, pero si un día come menos o más me da igual. Sé que en mi leche están todos los nutrientes que necesita. Si sigue mamando no le faltará nada. Tampoco me preocupo por limpiarle sus primeros dientes porque mi leche lo hace con sus propiedades antibióticas y curativas. Lo mismo sucede con las alergias. La leche ayuda a combatirlas.
Si has decidido no dar el pecho entonces tienes que consultar a los especialistas para que te digan qué tipo de alimentos debe tomar, etc. Hablaremos también de la introducción de sólidos más adelante.
La producción de leche puede variar con la llamada “extracción”. Hay mujeres que extraen leche para aumentar su producción o por que no pueden estar con su bebé en las tomas. Mi consejo es: evita la extracción todo lo que puedas . No sólo es alimento lo que le das a tu bebé cuando mama. También va el vínculo materno-filial. Hay quien piensa que es bueno para el papá dar el biberón y estar más implicado. Mi marido está implicadísimo con nuestra hija y no la alimenta. Él juega con ella, la abraza, la enseña cosas…Hay entre ambos una conexión que no hay entre mi hija y otros familiares o amigos. No debes preocuparte por eso.
Cuando debas volver al trabajo probablemente tu bebé ya esté tomando sólidos. En mi caso mi hija mama antes de que yo me vaya a trabajar, luego está a sólidos y agua hasta que llego, y luego mama otra vez a demanda hasta la mañana siguiente. Busca la mejor combinación para ti y adelante. Lo vas a hacer genial.
Si por alguna razón tienes que disminuir tu producción o evitarla recuerda la regla: cuanto menos produzcas, menos tendrás luego. Hay un factor inhibidor en la propia leche que destruye la que sobra. Irá destruyendo tus reservas de leche si no las usas. Si deseas evitar la producción de leche por alguna razón de forma brusca es recomendable el uso de medicamentos para evitar mastitis (infección en los pechos). Consulta a tu profesional médico. Usa frío seco u hojas de col en los pechos, entre el sujetador y la piel, para el hinchazón.
Respecto a la cantidad de leche que puedes generar te contaré el ejemplo de aquella ama de cría inglesa (un ama de cría era una señora que vendía su leche materna) que amamantó a unos quintillizos, generando una media de 1.5 litros de leche materna por mamada. A más succión, más leche generada automáticamente en pocas horas.

Artículos relacionados:

Deja tu comentario