Cómo transportar al bebé

Los bebés aprenden por imitación. Desde que nacen, ejercitan todos sus músculos para poder usarlos algún día. Y esto es un proceso. Para que la espalda la use correctamente, el bebé debe tener fortalecidos los músculos que la soportan. Deja a tu bebé que se mueva sólo, es decir, no le ayudes sentándolo antes de tiempo. Lo mismo sucede con sus piernas. No le hagas andar antes de tiempo. No uses tacatás o andadores. No uses bouncers o columpios de esos que se cuelgan. En general no uses esos “juguetes ayuda” que se venden como “recomendados por los pediatras”. Infórmate bien al respecto. Los bebés deben aprender solos, da igual lo que tarden.
Cada bebé lleva su propio ritmo al igual que cada ser humano es distinto a otro. Las sillitas de paseo son especialmente nefastas para la espalda y las piernas de los bebés. Si tienes que usar carrito asegúrate de que está totalmente plano, como una cama. Únicamente usa la posición sentada cuando el bebé se siente por sí solo. Nunca antes.
La mejor opción sin duda para transportar es el sling, o mochila transportadora: el bebé estará en contacto contigo, se sentirá protegido y cercano a la vez que sus piernas estarán abiertas para acomodarse a tu cuerpo. Esto hace que su cadera se forme de una forma correcta. Su espalda está sujeta al igual que su cabeza y cuello. Tienes estudios sobre los beneficios del sling que puedes consultar. El modo “africano” de transportar niños/as es el más eficaz con diferencia. Además para ti es muy cómodo porque puedes moverte de un sitio a otro con tu bebé, sabes que está calentito en todo momento y se crea un vínculo de confianza entre ella y tú.
Un recién nacido piensa que es parte de ti, de su madre. A los pocos meses pensará que es una extensión tuya… hasta que no hable no empezará a sentirse un ser independiente. El sling fortalece los vínculos materno-filiares asegurando una relación de confianza y acelerando el posterior proceso de independencia.
Además, el transporte del bebé en sling facilita también la expulsión de gases y la normalización del sistema digestivo. A la hora de dormir, el bebé se encuentra recogido y balanceado, justo todo lo que necesita. En un carrito puede sentirse abandonado y frío. Si das el pecho, el sling puede convertirse en tu mejor aliado: es discreto. Es lavable, ligero…es lo mejor. Te aconsejo los que se cruzan en la espalda y permiten varias posturas. Una tela muy larga que se modela es lo mejor. Visita por ejemplo www.kari-me.com .

Artículos relacionados:

Deja tu comentario