La Concepción

La concepción de un bebé sin duda parece uno de los momentos más excitantes de la crianza. Sin embargo para muchas parejas no lo es. Mientras algunas mamis engendran en la primera noche de pasión, para otras la espera puede significar meses o incluso años. ¿Por qué unos tan poco tiempo y otros tanto?
La concepción depende de muchos factores: temperatura, humedad, día del ciclo, velocidad de los espermatozoides, etc. La dieta y los hábitos de vida también son relevantes.
Hoy en día nos esperamos hasta que cumplimos los 30 ó los 40 para tener hijos rompiendo así el ciclo natural de la procreación. Usamos anticonceptivos de forma intensiva hasta que un día decidimos dejarlos y embarazarnos. No todos los cuerpos son iguales y puede que no salga todo como habías planeado. No todo en esta vida se puede apuntar en una agenda. Lejos de frustrarte o lamentarte ten en cuenta varios factores y ponte manos a la obra:

    1. Prepara tu cuerpo para la concepción y embarazo: cuídate, practica ejercicio para que todo esté “desoxidado”, come bien y descansa. De nada sirve que te cuides si luego no duermes nada. Tu cuerpo debe estar al 100% preparado para acoger una nueva vida. Hay casos sin embargo donde hay mujeres que engendran en periodos de estrés o tristeza. Lo habitual no es eso. Ten en cuenta que eres el “recipiente” y todo tiene que estar preparado para ese momento. Por supuesto olvídate del tabaquismo, alcohol, etc. Oirás y verás madres que fuman y beben incluso cuando están embarazadas. Lo mismo digo: son la excepción. Lo normal es que dificultes sobremanera el proceso.
    2. Haz que tu pareja se cuide de la misma forma. No sólo estás tú a la hora de concebir. De sus hábitos de vida dependa la calidad de su semen también.
    3. Romance. Igual que en el parto, ¿recuerdas? Romance. No cronometres los encuentros con tu pareja, ni les pongas fecha. Disfruta del amor todo lo que puedas, cuando puedas y queráis ambos. Un ritmo frenético obligado tiene los mismos resultados que un celibato. No fuerces las máquinas. Haz posible los encuentros, fortalece la pasión. Pero no lo fuerces. Hay muchos métodos para saber si estás ovulando, etc. Yo no te los recomiendo. Déjate llevar.
    4. El tiempo normal en el que una pareja se puede quedar embarazada discurre entre 0 y 2.5 años. No pasa nada si concibes a la semana o a los dos años y medio. Es lo normal. Si tras ese periodo aún no lo has hecho, llevando hábitos de vida saludables y viviendo apasionadamente con tu pareja, entonces deberías visitar a tu médico. Hay muchas otras opciones para ti. La ciencia ha avanzado mucho en este sentido y tienes una infinidad de tratamientos médicos que pueden ayudarte. Si no te apetece, tienes la adopción (si tienes pasta y paciencia suficiente).
    5. Relájate cuando escuches a otras parejas que tienen hijos/as sin parar, o cuando oyes que alguien se “embarazó a la primera”. Cada cuerpo es distinto y no por eso es mejor o peor. Limpia tu mente de pensamientos negativos y déjate llevar por la Naturaleza. La estabilidad mental y la tranquilidad son esenciales. Eres un granito de arena en el devenir. Cuanto antes conectes con el flujo vital, antes te dejarás arrastrar. Y antes aceptarás todo lo que te encuentres en la vida.

Si quieres hijos/as los vas a tener. No debes preocuparte.

Artículos relacionados:

Deja tu comentario