¿Quién me acompaña al parto?

El parto de tu hijo/a va a ser único por eso es tan importante investigar y buscar las mejores alternativas. Es verdad que el destino juega un papel importante pero sentar las bases para una buena experiencia es inteligente.

Elegir un acompañante es sencillo pero no está claro. Hay muchas madres que no se plantean que su marido o pareja no esté con ellas en ese momento. Hay otras que quieren que su propia madre esté presente en el parto. Sea quien sea quien te va a acompañar es importante que valores que tenga tus mismos deseos o que los respeta. De nada sirve que te lleves a tu marido si éste se aburre o está petrificado por el miedo, si tú no quieres que te pongan epidural pero él la pide a gritos por los pasillos… Lo mismo ocurre con tu madre. Puede quererte horrores pero haber vivido una experiencia maternal muy distinta a la que tú quieres, e intentar recrear la suya o evitarla o hacer el parto suyo.

A la hora de escoger un acompañante para tu parto tienes que tener el mismo cuidado que al escoger un médico o una comadrona: deben acercarse a tu filosofía de parto y respetar tus decisiones. El que no estén contigo en el parto no significa que no los quieras o los quieras menos. Cuando estés dando a luz estarás haciendo eso, nada más, dando a luz. Quien esté a tu lado debe tener la responsabilidad de cuidarte, quererte y mimarte y ser tu voz en la sala de partos o donde quiera que lo hagas, tener claro lo que quieres y lo que no quieres. Para eso necesitas a alguien que te respete y que sepa cómo moverse en esas circunstancias.

Muchas mujeres recurren a la ayuda de las doulas. Las doulas son acompañantes profesionales de partos. Estas mujeres están entrenadas para ser tu voz y tu apoyo incondicional, para darte información, para explicarte los procedimientos que pueden acontecer en el parto, para ayudarte con posturas y otros métodos de alivio. Las sueles contratar para algunas visitas prenatales, el parto y un par de visitas posnatales. Tienes también las doulas de posparto que ayudan a establecer el amamantamiento, a que puedas descansar un poco, te explican y dan las claves para una recuperación más rápida, etc.

Las doulas “no tienen” opinión, no te van a decir qué tienes que hacer o qué no. Las doulas siguen un código ético por el cual no toman decisiones por ti. Ellas sólo te representan, te cuidan, son tu voz si las necesitas. Te dan toda la información necesaria para que tú tomes tus decisiones de forma informada. Y te van a apoyar sea cual sea esa decisión. Recuerda que el parto es tuyo, de nadie más.

En todos los países puedes encontrarlas. Antes de contratar a una lo normal es hacer una entrevista informal. Es muy importante que te encuentres cómoda con esta persona. Vas a compartir con ella algo muy importante e íntimo. Lo mismo le sucederá a la doula contigo. Las doulas intercambian clientes cuando intuyen que no hay conexión. Es bueno hacerlo. Necesitas trabajar con alguien que te haga sentir cómoda. Y no tienes por qué tener sólo a tu doula en el parto. Tener a una doula y por ejemplo a tu pareja es la combinación ideal, si tu pareja está informada y te respeta como hemos visto antes. Una doula hace que tu pareja tenga más tiempo para estar contigo, que esté menos asustado/a sobre todo lo que acontece en un parto, que pueda ofrecerte más sin tanta presión. La doula os cuida a los tres: a tu pareja, a tu bebé y a ti.

En países avanzados (moralmente) con buenas políticas de maternidad, las doulas y cualquier otro acompañante pueden estar con la parturienta si ésta así lo desea. En otros países desgraciadamente esto no es así, debes pedir permiso o informarte antes si el sitio donde vas a dar a luz permite la entrada a acompañantes. Hay hospitales donde no se permite la entrada a familiares, amigos o doulas, pero se llena la sala de médicos y estudiantes cuando das a luz. Investiga tus opciones antes de elegir el sitio donde quieres dar a luz.

Si no tienes dinero también puedes recurrir a las doulas. Éstas siguen un código ético por el cual ninguna mujer que lo desee se quedará sin doula, sean cuales sean las condiciones. Habla con ellas. Son especialmente útiles para madres solteras o mujeres que se encuentran solas.

En otras culturas las mujeres en general son doulas, porque conocen el arte de dar a luz, respetan a otras mujeres y están presente en el parto de amigas, hermanas, hijas, etc. Son mujeres que viven los partos, lactancias, etc, como algo normal y parte de la vida.

Nosotras tenemos miedo a parir. No hemos visto un parto nunca y si lo hemos hecho ha sido en las teleseries de médicos y hospitales donde todo es sangre y dolor, o en esas películas donde la mujer grita por la anestesia mientras agarra a su marido del cuello. Si no has visto nunca un parto te aconsejaría que fueras incluso a una granja, para que veas a otros animales hacerlo. Verás que es intenso, requiere trabajo, a veces ayuda, pero es algo natural y precioso.

No olvides que el comienzo de la vida es un fenómeno único, sólo comparado a la muerte en cuanto a momento importante. Y un momento que se recuerda. Se ha comprobado a través de la hipnosis que se puede recordar el propio parto, lo que indica que los bebés tienen memoria de su entrada a este mundo.

Piensa en tu bebé, dale una dimensión nueva a todo el embarazo y el parto.

De nada sirve que te pongas unos cascos con música para el bebé. No lo oye. Pon la música alta para que pueda oírla. Está ahí, en tu tripa, le separa del mundo el líquido y la piel. Es real.

Busca el mejor parto posible, rodéate de gente que te quiera y respete. Quien esté en la sala donde des a luz pasará a formar parte de tu vida y de la de tu bebé para siempre. Vale la pena esforzarse y encontrarse en familia, ¿no crees?

Ten en mente el “Romance”: luces tenues, caricias, amor… Quien esté contigo debe proporcionarte sensaciones de protección e individualidad.

Tú y tu bebé sois las estrellas de la fiesta. Nadie más.

Artículos relacionados:

5 thoughts on “¿Quién me acompaña al parto?

  1. Que bonito, me ha emocionado leerlo.. y eso que solo es el primer articulo, seguire leyendo.

    Muchas gracias por compartirlo!

  2. Es de los artículos más interesantes y bonitos que leí (y me leí en el pasado un montón, lo puedo asegurar, de todas las revistas sobre este tema) sobre el parto. Sin tocar el tema formal-que es una bonita historia narrada tocando al poesía- me ha conmocionado porque comenta precisamente, lo que toda mujer debería saber antes de acudir al encuentro de sus hijos. Un artículo que no deja escapar nada, que ayuda a empoderar a la mujer, que transmite la seguridad que las mujeres necesitamos ante el cúmulo de dudas que se nos presentan, que habla de lo que una mujer siente, necesita, tiene derecho…bueníiiiiisiiiiiiiimooooooooo. Un lujo y un regalo. Gracias, Raquel -doula

  3. ES TAL CUAL.
    ESTE ARTICULO SE LO MANDE A MI EX PARA QUE DEJE DE ROMPERME LAS … CON QUE QUIERE PARTICIPAR.
    NO ESTUVO NUNCA Y JUSTO EN ESE MOMENTO QUIERE ESTAR!.
    NIKY

Deja tu comentario