Los abuelos

Tu hijo/a ya ha nacido. Todos disfrutan la buena noticia y en especial tus padres y los de tu chico. Para ellos es la llegada de un nietecito. Para muchos el primero.

Para muchas parejas la llegada de un hijo es el punto de inflexión definitivo con sus padres. Mientras que en hogares “normales” se festeja la llegada del bebé no sólo como nacimiento de un ser humano, sino también como el nacimiento de unos nuevos padres, en muchos otros no es así. Se festeja únicamente la llegada del bebé porque los nuevos padres no son siquiera considerados. Y en parte es culpa de ellos, de los nuevos padres. No han madurado, no se sienten independientes de sus padres. No se sienten adultos.

Muchos nuevos padres ven en sus propios progenitores el criterio de autoridad que ha dominado sus vidas y creencias. Pero no como referencia a seguir, como ejemplo. Lo hacen de una forma insana, con miedos y remordimientos. Llevan la carga de una herencia de abuso. Afortunadamente, en algunos casos, cuando vemos esa autoridad abusiva enfocada en nuestros hijos entonces se dispara una alarma, algo así como “conmigo vale, pero no con mi hijo”. Bienvenido al mundo de los adultos si así te ha pasado. Esa señal es una luz al final del túnel. Estás saliendo de la cueva.

Cuando somos niños nuestros padres son todopoderosos. Todo lo que hagan tiene justificación. Si algo va mal los niños tienden a echarse la culpa de lo sucedido porque no pueden ni imaginar que sus padres no sean perfectos. Esto hace que muchos padres se aprovechen de ese poder y abusen de él.

Todos los niños son inocentes y todos los niños ven a sus padres como dioses. Cómo se comporten tus padres contigo tiene secuelas importantísimas en tu salud mental. Unos padres respetuosos, que aman a sus hijos, querrán que estos sean independientes, aplaudirán sus logros, protegerán su carácter y le harán sentir único y querido. Crearán un ambiente de confianza, de bienestar. Enseñarán con el ejemplo. Y los hijos querrán estar con sus padres porque se sentirán amados y respetados. Podrán mostrarse como realmente son sin miedo a ser rechazados. Podrán equivocarse y seguir sintiéndose queridos. Se tratará a todos los hermanos por igual, como individuos únicos y preciosos.

Sin embargo, unos padres no respetuosos, no tolerarán ninguna muestra de independencia, compararán a sus hijos con otros o entre sí, les harán culpables de los fallos y les harán sentir inferiores. Abusarán a menudo de sus hijos de distintas formas e intentarán por todos los medios perpetuar el poder que tienen sobre ellos de forma insana, haciéndoles sentir dependientes y en deuda aunque sus hijos tengan 50 años, 5 hijos y brillantes carreras profesionales. A los ojos de unos padres abusivos sigues siendo un niño indefenso, fácil de manejar. Suelen saber dónde hacer daño…

Al no haber respetado la individualidad de sus hijos, los padres abusivos no han creado vínculos sólidos de amor y respeto en la familia y sólo pueden recurrir al chantaje emocional para mantener a sus “bebés” cerca. La forma de chantaje varía, normalmente se usa la “deuda” del estilo “con todo lo que hemos hecho por ti” y la culpabilidad “a los padres siempre hay que respetarlos y honrarlos”. Si has recibido además una educación religiosa puede que tengas más afianzadas estas creencias.
El chantaje emocional se manifiesta de diferentes formas: padres o madres que lloran y se victimizan para hacer sentir culpables a sus hijos, padres o madres agresivos que no permiten ninguna opinión o acto independiente, los que ignoran a sus hijos, los que prefieren a un hijo respecto a otro, etc.

Quiero centrarme en la llegada de tu hijo como punto de inflexión cuando tus padres han sido y son abusivos contigo (y por extensión con todo lo tuyo, pareja, hijos, etc). Lo ideal sería que arreglases tu situación emocional antes de tener un hijo, que afrontases la relación que tienes con tus padres con ayuda de un terapeuta o sin ella. Si tus padres fueron abusivos contigo, cuando hablo de abuso me refiero a cualquier forma del mismo, físico o mental, no subestimes el tipo de abuso que has sufrido; el abuso de un padre que ignora a su hijo durante toda su infancia es tan doloroso para un hijo como el abuso de uno que le pega palizas constantes, debes tomar medidas para curar ese legado. Puedes encontrar muchos libros de ayuda al respecto, pero consulta a un terapeuta si crees que no puedes luchar solo contra los viejos fantasmas.

Tendrás que luchar contra tus creencias “los padres tienen que ser respetados por encima de todo”, “los padres siempre tienen razón”, “todo lo que hagan los padres es justificable porque lo hacen por tu bien”, “pon la otra mejilla”…Y preparar tu subconsciente para un discurso más aceptable como “tengo que ser respetado y respetar a los demás”, “como niño he sido y soy, un individuo único y preciado y nadie tiene derecho a aprovecharse de mí”, “sólo permito amor y respeto a mi alrededor”, “nadie tiene derecho a ser cruel y aprovecharse de mí, sea quien sea”.
Tienes que elevar tu autoestima. Tienes que mirarte en un espejo y verte. Y respetarte.
No estoy diciendo que no puedas amar a tus padres y honrarlos. Estoy diciendo que les pidas amor y respeto. Y les ofrezcas lo mismo. Es la mayor honra.

Piensa que tus padres son como tu pareja, o tus hijos. Son una relación sentimental importantísima para ti y tu estabilidad mental. No tiene sentido tolerar abusos. No se puede establecer una relación de amor, confianza y respeto cuando una de las partes es cruel y desconsiderada.

Si piensas que tus padres se parecen a los ejemplos anteriores de padres abusivos y aún así has decidido pasar por alto las deficiencias con ellos y seguir “para adelante” ahora que ya tienes tu propia familia y te piensas independiente, o porque ya están muy mayores o enfermos y no les quieres dar disgustos, o porque es “mejor” dejar las cosas como están…estás equivocado.
La herencia está ahí, tus creencias siguen ahí y vas a pasar a tus hijos lo que tus padres te hicieron a ti inevitablemente, a no ser que te des cuenta y te enfrentes al problema.

No se trata de cambiar a tus padres. Ellos no van a cambiar. Se trata de cambiarte tú. De liberarte de esa herencia y no pasar el legado a tus hijos. Y ellos tendrán que acatar las nuevas normas del juego, unas normas que no son otra cosa que amor y respeto.

Debes establecer tus límites personales y respetarlos. El camino no es sencillo. Pero funciona. Como ser humano tienes derecho a ser respetado, ya sea por un desconocido, como por un hermano, como por una madre o un padre. Es tu derecho vital. De la misma forma respetas a los demás. Exige el mismo trato. Si no se te da, enfrenta la situación y toma las medidas necesarias.

Para muchos, la llegada de un nuevo hijo, es un “la historia se repite”. Muchas veces se ningunea tu autoridad como padre porque ellos “tienen más experiencia”. A lo mejor la tienen, pero tú tienes tu forma de hacer las cosas y ellos, si fueran padres respetuosos, deberían aceptarla así. Normalmente, los padres abusivos son abuelos abusivos cuando llega el momento.

Te sorprenderás también actuando de manera diferente con tus hijos cuando los abuelos están delante. Les estás demostrando que puedes perpetuar su herencia. Sigues buscando la aprobación de tus padres si es así. Porque nunca la has tenido. Sigues actuando para ellos en el teatro familiar.

Como ejemplos de abuelos abusivos: los abuelos que dan “cachetes” a sus nietos aunque a ti no te gusta, los que dan chocolate al niño aunque les has dicho mil veces que no quieres que coman chocolate, los que fuerzan al niño a ponerse de pie y ande cuando les has dicho mil veces que no quieres que se ponga de pie con ayuda que prefieres que aprenda, los que critican a su nieto o usan el sarcasmo contra él… En general los abuelos abusivos se comportan como si sus nietos fueran sus hijos. Los padres pasan a ser parte del mobiliario. Se ningunea su autoridad y se desacredita.

Los abuelos abusivos ofrecen miles de consejos no solicitados sobre crianza, afirman que si algo le pasa al niño es por tu incompetencia como padre (si se pilla un catarro es porque no le has abrigado lo suficiente), suelen criticar cómo das el pecho y llegan a afirmar que no tienes leche suficiente porque ya no eres “una mujer como las de antes”, etc. Hay abuelos que te pasan por alto directamente y establecen una relación con tu hijo/a sin contar contigo. Como si no existieras. Incluso hablan de “su bebé” para referirse a “tu” bebé.

Bueno, de nuevo, bienvenido al mundo de los adultos si te estás dando cuenta de esto. Además ahora tienes un hijo. De nada sirve que intentes criar a tu hijo de determinada manera si luego vienen los abuelos y deshacen lo que has hecho “por tu bien”. O si tú actúas de forma distinta delante de tus padres que cuando ellos no están.

Identifica cuál es el problema, habla con tus padres, diles cómo te sientes y lo que no quieres que pase. No les estás diciendo que no se acerquen a tu hijo o que no les quieres. Les estás diciendo cuáles son tus limites como ser humano, límites que deben ser respetados, porque ya eres adulto, ya no eres un niño indefenso. Deben respetarte a tí, a tu pareja y a tus hijos, de la misma forma que tú debes respetarles a ellos. Pero el respeto no es esclavitud y negación de la personalidad. El respeto es un espacio común donde se comparten distintos pareceres pacíficamente. Delimita por dónde sí y por dónde no se puede pasar.

Puedes encontrar numerosos obstáculos en el proceso. De hecho casi seguro que los vas a encontrar. Las familias creadas sobre cimientos no respetuosos viven sujetas a unos lazos de dependencia enfermiza, culpabilidad, sumisión. Si rompes esos lazos y te muestras como adulto independiente que tiene unos límites entonces es probable que te encuentres con el rechazo no sólo de tus padres, sino también de hermanos/as por ejemplo. Puede que ellos hayan sufrido y sufran lo mismo que tú pero que no lo vean o prefieran no verlo. Quizá siguen dependiendo de muchas maneras de los abuelos. Estás rompiendo lo que ellos siempre han conocido, estás destapando la caja de Pandora. Te pueden llegar a hacer sentir culpable o te pueden castigar de diferentes maneras, considerando lo que has hecho intolerable. No dejes que eso te acobarde.

Piensa que estás creando tu propia familia en unos valores distintos, que vas a liberar a tus hijos del abuso. Cada uno debe llevar su propia lanza. No luches por los demás. Cada uno encontrará su camino o a lo mejor no lo encuentra nunca y buscan eternamente la recompensa por ser “buenos”. La verdadera recompensa está en el día a día cuando te relacionas con confianza, respeto y amor.
Ten en mente que tus padres fueron víctimas de abuso, al igual que sus padres, y que eso es lo que han pasado a sus hijos de forma muchas veces inconsciente. Pero conscientemente deberían haberse dado cuenta y haberse ayudado o dejado ayudar para no hacerte sufrir. Nadie tiene derecho a hacer sufrir a un niño inocente. No hay justificación, por mucho que el pasado de los padres haya sido duro y tremendo.

Todos los niños son inocentes. Y uno es niño hasta bien pasada la pubertad. Si tus padres han sido y son respetuosos entonces, enhorabuena. Este artículo no es para ti. Tus hijos y tú podéis disfrutar de vínculos familiares extra de amor y confianza.

Disfruta de ellos.

Artículos relacionados:

10 thoughts on “Los abuelos

  1. Hola Raquel,

    Me parece muy interesante el articulo y lleno de verdades, por desgracia, en muchos casos.
    Esta muy bien explicado y los consejos son muy buenos y llenos de respeto.

    Sin embargo, tambien es cierto que hay muchos abuelos y “otros abuelos” bondadosos y carinyosos, y creo que seria bonito rendirles un homenaje con un articulo de los tuyos.

    Es que leyendo solamente el titulo de tu articulo, no pense encontrarme con los abuelos “malos”. Quizas el titulo es un poco general y no da pie a pensar en el contenido del articulo.

    Sigue adelante con la pagina, que lo estas haciendo muy bien!

  2. Muchas gracias por tu comentario. Estos abuelos que describo en artículo no son “malos”, probablemente hicieron con ellos de niños lo que ellos hacen a sus hijos y nietos. No hay maldad en ello, sólo desconocimiento. El objetivo de estos artículos es ayudar, remover, concienciar por eso parecen agresivos. Pronto abriremos un foro y te invito a que escribas un artículo dedicado a esos otros abuelos que tienes en mente. Muchas gracias por tu aportación a este blog.

  3. Qué hacer cuando tus padres han sido y son abusivos y tienes dos hijos y un esposo, y por la situación económica has debido mudarte y volver a convivir con ellos en su casa? Es vivir y revivir el abuso constantemente…Y por eso mismo, te roban las energías de tal manera que no puedes recomponerte para salir de allí…

  4. Gracias por escribirme y compartir.

    Intenta hablar con ellos, seriamente, con tu marido delante si es posible, en algún sitio fuera de la casa para que el ambiente no juegue a su favor. A lo mejor no saben cómo te sientes porque nunca se lo has dicho, a lo mejor les has replicado, te has enfadado, llorado, pero nunca les has dicho cómo te afecta lo que hacen. Diles cómo te sientes, que comprendes que vives en el mismo techo pero que te duelen ciertas actitudes, que ya no eres una niña. El que dependas económicamente no significa que tengas que ser una esclava emocional, una cosa no justifica la otra.

    El amor no es abuso. Ser padre no es abusar, tú lo sabes bien ahora que eres madre. Si aún así no escuchan, si intentas hablar con ellos o ya lo has intentado y no solucionas nada, busca otras opciones en tu vida que te puedan hacer la situación más llevadera. A lo mejor hay otras manos tendidas que podrían ayudaros en este momento malo económicamente, a lo mejor hay otra salida que es menos conveniente pero menos estresante. Analiza todas tus posibilidades, a veces no nos dejamos ver otras opciones.

    Pide ayuda a otros, a lo mejor te sorprenden gratamente, busca salida en ti, en tu marido, seguro que hay algo que puedas hacer para mejorar vuestra situación. Siempre hay algo que se puede hacer para mejorar.

    Si aún así no encuentras salida busca a un especialista que pueda ayudarte a enfocar el abuso de otra manera. Si vives en un país con Seguridad Social gratuita puedes encontrarlo gratis, si no, hay asociaciones que pueden ayudarte, o libros de autoayuda sobre este tema, escritos por psicólogos y profesionales de la salud. La forma de sentir el abuso puede cambiar con ayuda y de esa forma puedes salir airosa, conseguir que el abuso no duela.

    Recibir el abuso te está robando las energías. Pero las sigues teniendo, están ahí, has escrito a este blog y eso demuestra interés por mejorar, valentía y conocimiento de la situación, eres un sujeto activo, no pasivo. Ya estás tomando las riendas, ya estás haciendo cosas para arreglarlo. Estás haciendo el papel de madre activa y no de hija pasiva. Eres perfectamente consciente de lo que pasa y ese es el primer paso para romper el abuso. Puedes con esto y con todo. No tengo ninguna duda. Ánimo.

    El camino de salida está en ti.

  5. me parece muy sierto tu articulo me senti indentificada con mi situacion actual e comprendido y aprendido muchas cosas en el dia de hoy me esta pasando axastamente lo mismo de mi hija con su abuela y me da la posibilidad de parar esto ahora.

    muchas gracias por el articulo me sirvio de darme cuanta de muchos abuelos abusibos con sus nietos

  6. Espero y este sitio siga vigente, me ha encantado el articulo ya que se refleja totalmente el caso de mi esposo, fue un nino abusado por sus padres, su papa lo golpeaba mucho de chiquito y su mama no hacia nada, por lo tanto los 2 lo maltrataban, tiene otro hermano que no sufrio tanto como el pporque ya habian pasado 5 anos cuando nacio … ahora que estamos casados y tenemos nuestros propios hijos, mi suegra sobre todo quiere aduenarse de ellos, les dice que ella esta sola y que deberian vivir con ella, se aparece en donde quiera que estamos, anda detras de mi esposo todo el tiempo, viene a mi casa de metiche, a ver mis cosas abrir mis cajones, se sirve de mia alacena como si fuera de ella … y no esque esten divorciados, mi suegra vive justo a un lado de nuestra casa y mi suegro vive en mexico y algunas veces viene aca y otras alla en su otra casa y a mi suegra no hay nada que la mueva de aqui … siempre pegada en la ventana cazandonos cuando llegamos para salir al encuentro, no respeta mis decisiones, se cree la mama de mis hijos y la mujer de mi esposo … ya no se que hacer porque maneja a mi esposo como ella quiera, le juega el dedo en la boca diciendole que le ayudara economicamente y con eso lo tiene en la palma de su mano … esto ya nos esta afectando como pareja …. mis papas no viven aqui, vienen yo creo cada 2 meses, y cada que vienen mi esposo los trata mal … lo cual no me parece justo porke nunca vienen, y yo siempre tengo que tratar bien a su mami porke luego cuando llegan a venir mis papas los trata peor … e pensado ya en separarme porque no aguanto esa relacion enfermiza con sus papas …. que puedo hacer??? el no acepta ir a terapia, acepta que su papa le hizo mucho dano, pero hasta ahi … estoy realmente desesperada, ya tengo 6 anos asi!!!!
    muchas gracias por su atencion!

  7. Las víctimas de abuso suelen abusar de [email protected] si no curan esas heridas…Si tu marido no acepta hablar contigo y comprender la situación quizá necesite a un terapeuta que le ayude a desenterrar viejos lastres, sanarlos para poder vivir un pleno futuro. Podéis ir [email protected] también para mejorar la comunicación entre [email protected]

    Si no acepta ningún tipo de terapia ni cree que tenga ningún problema entonces mi humilde consejo es que tomes tú las riendas de tu vida y que luches por ti, tomando las decisiones que debas tomar.

    No es bueno vivir la vida que [email protected] esperan o quieren de ti, hay que vivir la de [email protected] [email protected], y es demasiado valiosa como para menospreciarla. Además ahora eres ejemplo par tus hijos, [email protected] aprenden de ti. ¿Quieres que aprendan que su madre traga y traga y no tiene voz? ¿o que su madre un día dijo “así soy yo y así me siento, debemos respetarnos si queremos convivir”? [email protected] harán lo mismo en un futuro.

    Nadie debe tener el poder para arrebatarte nada que es tuyo, el poder lo cedes tú sin darte cuenta…Puedes tener mil relaciones felices con familiares políticos o no dentro del marco del respeto. Fuera del respeto el “o es lo que digo yo o eres mi enemigo” no vale. No dejes que valga.

    Mucho ánimo y fuerza.

  8. Me sentí identificada en varios aspectos con el artículo.
    Me casé y nos quedamos a vivir con mi madre que estaba sola (está divorciada) Tuvimos un hijo y mi marido se fue de la casa cuando el nene tenía 2 años y medio (ahora tiene 5 años) harto de que mi madre nos ninguneara como padres y tomara las riendas de la crianza del niño. En aquel momento no me di cuenta que era yo quien se lo había permitido, aceptando el “abuso emocional” que ella ejerce por exceso de amor hacia mi hijo.
    Hoy día estoy de novia y pretendo rehacer mi vida. Pero mi madre no soporta la idea de no tener a mi hijo bajo su techo y pone todas las trabas posibles a mi relación. Hasta ha logrado que mi hijo prefiera estar más con ella que conmigo.
    Estoy desesperada !!! Temo que cuando vaya a convivir con mi pareja pierda a mi hijo porque él elija quedarse a vivir con su abu (que es intocable para él). No se cómo manejar la situación.

  9. Hola Carina. Gracias por tu sinceridad. Luis, mi pareja, siempre me dice que cuando te das cuenta de algo ya tienes el 80% ganado. El otro 20 que queda, seguro que pronto se soluciona. A veces nos tienen que pasar cosas malas para darnos cuenta de determinadas cosas que nos pasaban por alto. Mucha suerte. Pronto descubrirás cual es tu solución. Enhorabuena

Deja tu comentario