Babog Rotating Header Image

¿Tengo que empujar cuando esté dando a luz?

Nunca es tarde para aprender que no se debe empujar de forma programada cuando das a luz. Seguro que te has sorprendido al igual que hice yo cuando lo escuché, especialmente si has visto esas películas donde un doctor o cualquier otro viandante le dice a la parturienta “EMPUJA, EMPUJA, EMPUJAAAA”.

Resulta que el mecanismo de un parto es parecido al de los esfínteres: uno no empuja cuando le dicen, es muy difícil hacerlo cuando te dicen. Sin embargo si vas al cuarto de baño cuando sientes la necesidad sólo tienes que relajarte y dejar salir todo lo que llevas dentro… Siento hablar de cuartos de baños y compararlo con un parto, pero es lo mismo. Recuerda que somos animales, educados algunos, otros no, pero animales. Si esperas el momento no te cuestionarás si debes empujar o no. Lo harás mecánicamente: sólo relajarás y dejarás salir al bebé. Tenemos un reflejo de expulsión del bebé cuando llega el momento. Pero para que llegue hay que esperar.

El porqué se hace de otra manera, el porqué no se espera a ese momento de forma generalizada en hospitales e incluso en partos en casa es un misterio sin resolver. He llegado a ver un vídeo en Internet que muestra un parto en casa, como ejemplo de parto natural, donde uno de estos “entrenadores” le chillaba a la pobre mamá que es lo que debía hacer. Me espantó sobremanera. Si quiero ver un parto natural quiero ver a la madre y a su bebé. A nadie más chupando cámara y protagonismo. Me imagino que, como tantas otras cosas, es consecuencia de la baja autoestima de algunos profesionales de la salud que alimentan esa carencia robando protagonismo a los demás. Además es una forma de asegurarse que para dar a luz necesitas a un profesional cerca que te anime como si fuera un entrenador de boxeo “DALE, VENGA, EMPUJA, VENGA, PARA, EMPUJA”. Es muy triste que las primeras voces que escuche tu pequeño a la entrada a este mundo sea la de tu entrenador.

Hay dos formas de manejo de parto: la que participa de forma activa, monitorizando, controlando e interviniendo para que “todo vaya bien” y la expectante, que espera y protege el medio para que el parto se desarrolle de forma natural y sólo interviene si hay problemas.

La primera, la participación activa, es la más común desgraciadamente. No quiero entrar a describir en este artículo la cascada de intervenciones (digo cascada porque si intervienes una vez en el proceso natural de un parto, las demás se suceden irremediablemente) que se produce bajo esta forma de manejo. Ya tendremos tiempo. Ahora vamos a ver que pasa desde el punto de vista del usuario. Y el usuario eres tú y tu bebé.

La forma de manejo “activa”, cuando las intervenciones son rutinarias y no por una causa, es perjudicial para tí y para tu bebé, y te deja heridas físicas y mentales, te quita el poder y el protagonismo de tu propio parto. El lema es “tu vas a hacer lo que nosotros te digamos, cuando te lo digamos sin motivo aparente, sólo porque nosotros lo decimos”. Tras un parto lleno de intervenciones rutinarias (no porque haya habido ninguna emergencia) la madre encima no puede quejarse si los dos, el bebé y ella, están sanos (aunque estén machacados moralmente). A la hora de empujar, empujarás cuándo el entrenador te diga, cuando y cómo quiera. A sus ojos tú no sabes de esto y encima tus facultades están mermadas por la intensidad del parto.

El manejo “expectante” sin embargo es mucho más sano para todos y mucho más respetuoso. El profesional de la salud que te acompaña sólo observa y te deja hacer. Eres tú y tu bebé quienes deben elegir posturas, quien debe tomar el tiempo y el espacio necesario. Un manejo expectante vigilará que todo va bien, te aconsejará y te dejará hacer. He tenido la fortuna de asistir a una conferencia de Mary Cronk el año pasado. Mary Cronk es una comadrona británica que ha atendido el parto de más de 1600 bebés y que es especialista en partos con bebés mal posicionados y partos en casa. Ella y las mujeres que trabajaban con ella únicamente ponían sus brazos para recoger al bebé que caía, sin intervenir ni una sola vez si no era necesario. Sólo usaban un fetoscopio (como un estetoscopio pero para tripas embarazadas) para vigilar que el bebé estuviera contento durante el parto. Nada más. Nada menos. Si todo marchaba en orden sólo esperaban, dando cariño a la parturienta. Las primeras voces que escuchaba el recién nacido eran las de sus felices padres, en un tono suave, dándole la bienvenida a este mundo.

El manejo “expectante” está avalado por millones de años de humanidad y por la OMS.

Respecto a la fase del “empuje” Mary Cronk decía que siempre había que respetar los tiempos de la parturienta, que cada mujer es distinta, que en ausencia de problemas, las comadronas o profesionales de la salud deben esperar y no intervenir, ni tocar la zona, ni limpiar la zona, ni nada. Respecto a las Episiotomías rutinarias nos animó a todas a querellar a nuestros hospitales si nuestro bebé no había sufrido estrés, si no había habido una emergencia y aún así se había practicado el corte. Incluso cuando el desgarro natural llega a la zona anal, el daño es preferible al corte quirúrgico provocado. Por supuesto que no es agradable un desgarro así y que además debe suturarse en quirófano, pero la recuperación es más rápida y las secuelas no son tan devastadoras. Algunas mujeres me han dicho que antiguamente sufrían de incontinencia porque no les practicaban Episiotomías. Eso no es correcto. La incontinencia depende de lo fortalecido que tengas el suelo pélvico, y normalmente es el peso del embarazo, y no el parto, lo que hace que la zona pélvica quede dañada.

Tu cuerpo está diseñado para dar a luz. No te hace falta un tijeretazo de un profesional de la tijera, en ausencia de complicaciones.
Quiero volver al tema de los esfínteres aunque te parezca escatológico. Imagina que alguien te hace ir al baño y empujar cuando no quieres. No sólo te harás daño físicamente, sino que mentalmente pensarás que eres incapaz de hacerlo y que menos mal que tienes a toda esa gente tan preparada delante que puede sacarte todo con fórceps o cesáreas.

Y ahora piensa que alguien está a tu lado esperando a que tengas ganas. Que te sujeta la mano y te admira por lo que haces. Que sabe que eres única y que cada persona va al baño cuando quiere. Que cuando llega el momento sólo observa y te felicita.
Y ahora piensa en tus otros esfínteres, en esas vísceras que están preparadas desde el comienzo de la historia de la humanidad para que tú, como mujer, des a luz a tu bebé. Piensa cómo se ha estirado tu piel para albergar a tu bebé en la tripa durante nueve meses, cómo todos tus órganos se han acomodado para dejarle sitio, como tu cuerpo ha sido y es sabio. Deja que el proceso siga, tu bebé encontrará su camino, con tu ayuda. Y sólo tu bebé puede decirte cuándo y cómo. Si tienes la desgracia de ser una de esas pocas mujeres que tiene algún problema durante el parto un profesional experimentado sabrá aconsejarte que hacer y podrá intervenir cuando la necesidad apremie (NO ANTES). Mientras eso no ocurra, el profesional de la salud será respetuoso y asistirá deslumbrado, como espectador de lujo, al espectáculo inigualable del comienzo de la vida.

A los entrenadores/as les diría que no hay que hacerse notar o estar por encima de nadie, que el poder se gana, no se impone, y que, si no se saben controlar, deberían trabajar en un gimnasio para hacerle un verdadero favor a la humanidad.

Artículos relacionados:


Metodo NF - Nacimiento Feliz

El Secreto de un Nacimiento Feliz

Método NF ® (Nacimiento Feliz):
  • compatible con cualquier método de preparación al nacimiento,
  • añade herramientas para que utilices desde tu interior. Herramientas válidas para cualesquiera que sean las circunstancias externas y el contexto en que te encuentres durante el embarazo, el nacimiento y el puerperio
  • a distancia,
  • a tu ritmo,
  • como y donde tu quieras.
  • Programa completo: Libro en formato PDF elaborado con técnicas de PNL y material de Auto Hipnosis en formato MP3: 54,95€ (IVA incluido)

¿Qué es el Método NF (Nacimiento Feliz)?...
Adquiérelo ya en NacimientoFeliz.com

Creado y recomendado por Raquel Murillo,
autora de Babóg.org

12 comentarios

  1. [...] deportivo. No debes empujar al bebé, hay un reflejo en tu cuerpo que le ayudará a salir. Mira ¿Tengo que empujar cuando esté dando a luz?. Lo que tienes que ser es paciente y estar [...]

  2. Ileana dice:

    Este artículo es buenísimo!!!

    Esta frase es la clave de todo: «Imagina que alguien te hace ir al baño y empujar cuando no tienes ganas. No sólo te harás daño físicamente, sino que mentalmente pensarás que eres incapaz de hacerlo, y que menos mal que tienes a toda esa gente tan preparada delante que puede sacarte todo con fórceps o cesáreas.»

    Muchas gracias!!!! Besos!!!

  3. Raquel dice:

    Gracias a ti por leerlo!! :) Besos

  4. alexandra dice:

    hola Raquel, estoy contigo en todo, menos en el desgarro, pues un corte limpio se recupera mejor. La regeneración celular y la recuperacion de las fibras musculares tienen un orden, y de esta forma suelen disminuirse la fibrosis y las adherencias en el tejido. Si tras el parto, haces una recuperación, el fisioterapeuta experto en la materia, conseguira que no tengas ninguna adherencia y recuperará la flexibidad del perine. He de comentarte, que es cierto que el cuerpo es sabio y el perine al relajarse y por la alteración hormonal en el embarazo, facilita la flexibilidad del perine favoreciendo su apertura. No obstante, intervienen mas factores y no todo el mundo tiene la misma flexibilidad muscular, por lo que entrenar a ese musculo para el momento del parto, no está de mas, sino deberia ser parte del protocolo, asi se evitarian los desgarros. Es como si te pusieras una camiseta de talla mas pequeña y trataras de realizar un movimiento, veras que te lo limita, que estarás más forzada y sin funcionalidad correcta, pues bien, en este caso es el mismo, si no trabajas con masaje perineal y por desgracia de forma natural no tienes el perine lo suficientemente flexible, sufrirás un desgarro o consecuentemente un corte(episiotomia). el flexibilizar la zona no implica que se debilite, pues son conceptos diferentes la flexibilidad, tonificación y fortalecimiento. Durante el embarazo es importante tonificar y fortalecer el suelo pelvico, para ganar fuerza y resistencia (ejercicios de kegel, sin parasitos como aductores, abdominales y gluteos), asi estara preparado para soportar todo el peso(gravedad,diafragma,bebe, organos intrapelvicos..)
    Por otro lado comentas, que la incontinencia no se relaciona con los desgarros y te equivocas, si valoras el desgarro probablemente esté fibrosado y adherido el tejido. Cuando esto ocurre, el musculo no tiene la misma elasticidad ni flexibilidad, lo que limita el movimiento muscular en su función. Ademas estamos unidos atraves de fascias, ligamentos e inserciones musculares, lo cual, si alguna de las estructuras que estabilizan la pelvis se ve afectada, el equlibrio de los órganos intrapélvicos en su defecto tambien lo estarán y en consecuencia suele haber incontinencia. De todas formas, habria qe valorar que tipo es, y cual es su veradadera causa, ya que intervienen factores(actitud postural,lordosis lumbar,alteraciones pelvicas, cicatrices, acortamientos musculares, menopausia,respiracióndiafragmatica/toracica,distensión abdominal,etc)

    Disculpa, mi curiosidad, pero me gustaria saber que tipo de pujo recomendarias, ¿el fisiológico llamado espiracion frenada o bloqueada o el pujo dirigido llamado inspiración o bloqueo diafragmatico? ¿y por que?

    Te felicito por el blog es muy interesante. :D Saludos

  5. Raquel dice:

    Hola Alexandra!

    Gracias por tus consejos sobre Fisioterapia. Te aconsejo que le eches un ojo a http://www.episiotomia.info/index.php?option=com_content&task=view&id=28&Itemid=9 Sigo defendiendo que un desgarro es mejor que una episiotomía y que ésta última debería ser utilizada sólo en los casos para los que inicialmente está indicada (estrés fetal, etc.). Mary Kronk, comadrona británica sugiere a las mujeres que denunciemos a los hospitales que usen el tijeretazo sin razón. No puedo estar más de acuerdo. En otras culturas (y en la nuestra hace unos años) no existen las episiotomías y la mayoría de las mujeres dan a luz sin desgarros. Si una mujer tiene buenos hábitos de vida tanto física como emocional no hay razón para que su periné no se abra como una flor.

    Respecto a los pujos, puedes mirar ¿Tengo que empujar cuando este dando a luz?

    Mi posición se acerca más a no pujar en absoluto, no se en que categoría fisioterapeutica cae.

    Creo que la mujer tiene una flexibilidad muscular capaz de engendrar, mantener, hacer crecer y dar a luz a su bebé. Confío y creo firmemente en ello, salvo raras excepciones. El masaje perineal y otras técnicas sólo ayudan, pero nuestro periné se abre si se dan las condiciones adecuadas.

    Gracias por tu comentario.

  6. Vero dice:

    Me gusto mucho esta informacion, tengo 7 meses y medio de embarzado y ya empiezo a prepararme para el parto, pues espero que sea normal pero si me da mucho miedo que me vayan a cortar pues tambien pienso que no es necesario y lo hacen para no batallar!

    En mi ultima cita con mi Dra me dijo que mi bebe estaba aun sentado he buscado videos o consejos de que ejercicios hacer o masajes para ayudarlo a que se acomode pero no he encontrado, tengo cita otra vez en 4 dias y me da miedo que me diga lo mismo pues no quiero cesarea!
    No se si me puedan ayudar!!!
    Gracias!!!

  7. Raquel dice:

    Hola Vero!
    Enciende en tu casa unos palitos de medicina tradicional china que se llaman Moxa bustion. No tienen efectos secundarios y funcionan para dar la vuelta a bebés. Son como barras de incienso. Otro consejillo es pasar tiempo o a “cuatro patas” o nadando boca abajo para que el bebé tenga más espacio para rotar. Pasamos mucho tiempo de pie o sentadas, justo las posturas que menos favorecen la rotación.
    Muchos besos y feliz nacimiento

  8. Xoaniña dice:

    tambien es importante la postura,ya que las que dan a luz en posición vertical tienen menos riesgo de desgarro o episiotomía,ya que el peso cae distribuido por toda la vulva y no se afinca en el perine,como semisentada.y se distribuye uniformemente por los tejidos. además,en estos partos se suele pujar espontaneamente,y el acceso al perineo es dificil,por lo que no lo tocan,que empeoran la situacion en vez de arreglarla

  9. vanesa dice:

    Me parece precioso todo esto pero por desgracia todas las que damos a luz en un hospital público no tenemos otra opción, es lo que hay y encima rezamos para que el personal que nos toque sea lo mas humano posible.
    Yo no pude elegir que mi parto fuera natural como había soñado durante mi primer embarazo. Estas páginas son maravillosas pero no son la realidad de hoy en día desgraciadamente.
    Ahora voy a dar a luz a mi segundo hijo y esta vez no sueño con mi parto ideal, solo espero que todo salga bien y que los prefesionales que me rodeen sean humanos y amables.
    Dar a luz a mis hijos es la experiencia mas maravillosa de mi vida y eso solo depende de mi misma y de que lo vivo feliz pese a tener a miles de ojos, manos y aparatos a mi alrededor………..

  10. Raquel dice:

    Yo pienso distinto, creo que muchas veces hay opción. Yo también di a luz a mi primera hija en un hospital público. Es cierto que si te amenazan o asustan es difícil tomar decisiones, pero como bien dices, también muchas veces el trato es amable y humano, y los profesionales dejan mucha mano ancha cuando ven seguridad.

    Felicidades por tu nuevo embarazo y feliz nacimiento.

Deja un comentario