El lado oculto de las cesáreas

 Muchas mujeres han pensado y piensan que el someterse a una Cesárea es un sustitutivo del parto natural, una cirugía que se practica en la que todo está controlado y que por medio de una incisión bajo anestesia, el bebé sale de forma gentil al mundo exterior (eso suponiendo que no hay que usar forceps, la incisión es mucho más pequeña que el bebé). Sin embargo pocas mujeres saben los pros y los contras de dicha cirugía. Tanta es la desinformación que algunas mujeres, entre ellas mujeres famosas y adineradas, eligen cesárea como su método preferido de parto.

 

La cesárea es una cirugía mayor, una cirugía por la que, si no hubiera bebé de por medio, tus familiares y amigos estarían expectantes de saber si todo ha salido bien. En una cesárea se cortan cinco tejidos de tu piel y músculos. Los riesgos para la mamá son variados: desde infección de otros órganos, pérdida de sangre de aproximadamente el doble que en un parto vaginal, ralentización de la función intestinal con las consiguientes molestias, estancia más larga en el hospital con todo lo que ello conlleva, recuperación es más lenta y mucho más dolorosa, reacción a la anestesia utilizada, riesgo de otras intervenciones quirúrgicas…

 

Y para el bebé la cosa tampoco pinta rosa: el bebé puede ser prematuro si no se ha calculado bien la fecha de parto, puede tener problemas respiratorios, puede ser dañado en la intervención…Hay investigadores que piensan que el proceso del parto vaginal es necesario para que el bebé active determinados mecanismos cerebrales al pasar por el canal. Por otro lado el parto es un juego de hormonas que una cesárea no reproduce. Hay un mayor índice de depresiones posparto en mujeres que han sufrido cesáreas. De la misma forma la lactancia se activa más tarde y con más dificultad.

 

Es muy duro cuidar de un recién nacido cuando has sufrido una cirugía mayor. Apenas puedes cuidar de ti misma. Las mujeres que dan a luz por cesárea deberían recibir trato especial no sólo médico, también de apoyo y ayuda psicológica. Una madre que ha dado a luz por cesárea puede sentir que no es suficiente madre porque no ha dilatado, porque no ha podido empujar o porque, simplemente, no ha tenido ningún control sobre lo que se le hacía. Es común que madres que han sufrido cesáreas tengan pánico a volver a quedarse embarazadas o a hospitales. Para estas mujeres el creer que un parto puede ser natural está lejos de su experiencia como madres. Puedes investigar más al respecto si estás interesada. Hay miles de páginas web dedicadas a las cesáreas y muchos grupos de apoyo.

 

En teoría una cesárea es emergencia en contadas ocasiones. Sin embargo las estadísticas no engañan y el número de intervenciones cada vez es más elevado. Algo falla…Si vas a dar a luz en hospital pide el listado de emergencias para cesárea que el hospital maneja o que tu doctor maneja. Cada especialista tiene distintos criterios, desgraciadamente. Mientras que uno puede practicar una cesárea para un parto de nalgas, para otro experimentado en partos vaginales de bebés de nalgas no es necesario. El problema es que cada vez hay menos especialistas que manejen esas situaciones. Infórmate, habla con tu especialista de la salud. Las cesáreas nos pueden pasar a cualquiera.

 

Hay determinados casos en los que sí es una emergencia: mala posición de la placenta, desproporción céfalo-pélvica, posición longitudinal o estrés del feto en el parto…todas ellas raras si el parto se desarrolla sin intervenciones médicas (recuerda que el 80% de los embarazos y partos son normales) y poco frecuentes. Sin embargo en países como los Estados Unidos se practican cesáreas a una de cada 3 mujeres. Investiga. Infórmate. Una cesárea por un parto de nalgas o porque has pasado tu fecha estimada de parto no es una cesárea obligatoria, depende de quién te esté tratando. Por otro lado si te intervienen con Oxitocina (también conocida como Pitocina), si te rompen las aguas, si te inducen el parto en las diversas formas, si usas epidural, si intervienen en el proceso natural, entonces tienes más posibilidades de terminar en cesárea. Muchas cesáreas son producto del mal uso de las intervenciones médicas. Sin esas intervenciones se hubiera producido un parto natural. Muchas veces somos víctimas de cesáreas y no “salvadas” por ellas.

 

Si tu caso es de verdad una emergencia y necesitas una cesárea piensa que aunque hay riesgos es una práctica quirúrgica en alza y los cirujanos están experimentados. Además si tu caso es una emergencia los riesgos de la cirugía son menores que los riesgos de no tenerla, así que relájate y piensa que pronto vas a ser mamá. Nadie es menos madre por tener una cesárea. Una es madre cuando tiene a su hijo entre brazos y le toca cuidarle y mimarle el resto de su vida, haya llegado éste cómo haya llegado. Para mí, una mamá que adopta es tan madre como otra que da a luz en un lago.

 

Volviendo a la cesárea lo que he enumerado antes son los riesgos. No es que tu bebé o tú misma vayáis a tener todos ellos. Lo normal es que todo salga bien. Lo preocupante, y de lo que quiero hablar, es que las mujeres elijan esa cirugía como modo de parto, que piensen que todo lo anteriormente expuesto es mejor que dar a luz de forma natural. Está claro que esas mujeres no saben qué es un parto natural, no sólo no lo han experimentado sino que nunca lo han visto ni han oído hablar de ello como una experiencia positiva. Una mujer que ha tenido un hijo de forma natural evitará con todas sus fuerzas tener intervenciones innecesarias en sus partos. Además creerá en su poder como mujer. Sin embargo para una mujer que nunca ha dado a luz de forma natural, que siempre ha sido intervenida, o inducida, u operada por cesárea, sólo la visión de un parto natural le provoca miedo y rechazo. Desgraciadamente, de nuevo, la sociedad no ayuda. En países donde las mujeres se operan los pechos y se reducen la nariz, una cesárea pasa a formar parte de la lista de intervenciones médicas a seguir.

 

Puede que el resultado por cesárea sea el mismo que en un parto natural, salvando las distancias: madre sana, niño sano, pero se pierde algo importantísimo.

 

El camino.

 

Todo parto hace que las mujeres tengan un antes y un después. Puede ser la mejor experiencia de tu vida o la más traumática. Puede hacerte poderosa o miedosa.

Artículos relacionados:

One thought on “El lado oculto de las cesáreas

  1. Pingback: Cesaria O partO nOrma|. Que prefieren[???] « El Embarazo - Foro

Deja tu comentario