“Si no quieres ecografías, eres una retrógrada”

El otro día me acusaron de retrógrada por no querer someterme a ecografías en mis próximos embarazos.

En los años 40-50 a las mujeres se les hacía Rayos-X para medir su pelvis cuando estaban embarazadas hasta que se descubrió que aumentaban los casos de cáncer entre niños que habían sido radiados en el útero. A partir de los 70 se usa otra técnica, las ecografías, para la que no hay estudios concluyentes a largo plazo, ya que es muy nueva. En animales se ha comprobado que el uso de alta frecuencia de ultrasonidos provoca destrucción de tejidos. En humanos se asegura que no hay daños para el feto o la madre como en su momento se hizo con los Rayos-X. Sin embargo no ha pasado tiempo suficiente para asegurar que no haya daños a largo plazo. Aún así no se firma ningún consentimiento informado ni es una práctica regulada en muchos países. Cualquiera que tenga una máquina ecográfica puede poner un negocio para vender las fotos del feto para el álbum familiar o hacer Christmas navideños con el interior de tu útero.

Es cierto que las ecografías ayudan en la detección temprana de algunas enfermedades. También es cierto que los diagnósticos casi nunca son certeros 100% y que es un infierno para madres que son convencidas de que su hijo tiene algún problema serio durante el embarazo y luego nace sano. O al revés. Lo mismo ocurre en el caso de la predicción de sexo, de embarazos múltiples, de tamaño de pelvis, de diagnóstico de crecimiento fetal. Las ecografías no son certeras ni deben ser concluyentes para ningún diagnóstico.

Creo que debe ser cada mujer quien decida si quiere o no asumir los riesgos de esta intervención, como cualquiera de las demás, si no hay una razón clínica de peso para efectuarla. A veces para prevenir un daño efectuamos otro. Asumiendo de nuevo que el 80% de las mujeres tienen hijos normales y partos normales… ¿por qué hacerles ecografías cada corto periodo de tiempo? No sólo por la frecuencia emitida. Todas las que nos hemos sometido a alguna sabemos lo helado que está el gel, lo molesto que es y lo que se mueve el bebé cuando es importunado de forma tan agresiva.

Es muy bonito ver las fotos, en 3D, 4D, etc, conocer el sexo del bebé, ver que tu tripa alberga un ser humano y no un gato, pero, más allá de eso, deberíamos preguntarnos si realmente tiene sentido arriesgar para prevenir. Deberíamos preguntarnos por qué no hay regulación estatal en muchos países a estas máquinas, por qué no se ofrece un consentimiento informado a las mujeres y se les habla de los riesgos y de la carencia de estudios de los efectos a largo plazo. Y sobre todo, deberíamos preguntarnos por qué en la Obstetricia se siguen usando métodos que no han sido estudiados convenientemente y por qué no se informa a las mujeres de los posibles peligros para ellas y sus bebés.

No pretendo asustarte. Todas hemos sido ecografiadas alguna vez pero creo que es bueno saber que hay que evitar las intervenciones siempre que sean superfluas o innecesarias. Por el bien tuyo y el de tu bebé.

Artículos relacionados:

6 thoughts on ““Si no quieres ecografías, eres una retrógrada”

  1. Que sabes sobre la pelvimetria?? de eso es lo que hablas al prinicpio?? acá se sigue pratciando cuando estas en la semana 38 mas o menos…

  2. Hola. Escribo sobre la incapacidad de medir la pelvis de las mujeres de una forma exacta. Es muy difícil calcular además cómo las cabecitas de los bebés se amoldarán, al igual que su peso y medida. Juzgar por una prueba inexacta es arriesgado.

  3. Pingback: Sobre las ecografías durante el embarazo | Úteros de guerrilla

  4. Pingback: Por qué no me haré ecografías antes de la semana 12 | Lectora, profe y mamá

  5. Buscando otra información he leido algunas de tus reflexiones.Estoy en mi tercer embarazo y como en los anteriores, me estoy realizando todas las pruebas que sean necesarias. Al igual que millones y millones de bebés que han nacido tras las ecografías, mis otros dos hijos están perfectamente sanos, Y me alegra poder vivir mi embarazo en una sociedad con una medicina y una mentalidad avanzada, muy muy lejana a aquellos primeros pasos que se dieron en la ginecología a los que te has referido. Soy una persona que creo en los beneficios de intentar hacer las cosas más naturales posibles, y mis hijos han nacido por parto natural y sin epidural etc.. Respeto tu opinión aunque no la comparto, porque conozco casos en los que una prueba o eco ha salvado la vida del bebé ( incluso operando al bebé de una amiga en su barriga, gracias a saber su enfermedad por eco y a lo avanzada que es ahora la medicina), tu misma te hiciste la ecografía y no tienes que sentirte mal por ello, ni arrepentirte porque podías haberle salvado la vida. Hiciste lo que quisiste hacer en ese momento y creiste mejor para ti y tu bebé y no por ello eres peor madre ni tampoco las que lo hacemos. Tampoco lo es la que no lo hace, solo creo que siente miedo ante cosas que no conoce profundamente como los profesionales. Hay ahora un niño al borde de la muerte en el hospital porque sus padres decidieron no vacunarle. Y mujeres con un cáncer mortal por no hacer una citología a tiempo. Antes no podíamos saber estas cosas, ahora podemos curar o salvar vidas por un diagnóstico precoz. Como digo, respeto tu forma de hacer las cosas porque es tu decisión, pero si das clases y consejos a mamás que pueden escuchar o leerte, seguramente en su inseguridad del primer embarazo, es una responsabilidad lo que te puede ocurrir a ti, pero ¿y si la influencia de infundar un miedo a la tecnología acabara un dia en que a alguna de aquellas mamás o su bebé les ocurre algo? Yo no me atrevería a dar clases de eso.

  6. Han pasado años de aquella decisión…Ahora, tras tres partos más, estoy totalmente de acuerdo contigo. Gracias por tu respuesta.

Deja tu comentario