Mamá, me duelen los dientes

En el artículo “Mi bebé está malito” encontrarás algunas claves para enfrentar el momento interminable de la salida de los dientes. Los dientes duelen cuando rompen la encía. A pesar de que para un adulto el dolor de algo así pueda dejarnos de baja laboral, a veces no pensamos lo que supone para un bebé semejante tortura. Me he referido antes al “momento interminable” porque se siente así: cuando salen los dos de abajo (los primeros), luego empiezan los de arriba, luego los colmillos, luego las muelas… Parece la historia de nunca acabar. Encima estos son los de leche que luego deben caerse para que salgan los definitivos. Tortura tras tortura.

Hay bebés que llevan el suplicio mejor que otros, de hecho hay niños que echan los dientes sin queja alguna. Sin embargo una gran mayoría sí los sienten y padecen. Mucha paciencia es de nuevo la clave, y mucho amor. El bebé estará irritable y molesto. Intenta entretenerle. Querrá estar todo el día en tus brazos. No es un complot para hacerte sacar bíceps. Es la necesidad de saber que no está sólo ante el dolor. Las cosas frescas le aliviarán: cucharas frías sacadas del frigorífico, mordedores… Si el bebé tiene fiebre quítale ropa para que se enfríe naturalmente, para que su cuerpo combata sólo las subidas de temperatura. Recuerda que en última instancia tienes el Paracetamol para calmarle. No abuses de él. Es un medicamento y el bebé va a estar con los dientes muchos días y muchos meses. Usa tu inventiva antes de recurrir a las medicinas. No se trata de hacerle sufrir. Se trata de buscar otros modos de calmarle. Nuestra mente juega un papel importantísimo en la percepción del dolor. A veces un buen abrazo, una canción, un paseo a los columpios, pueden evadir la sensación de molestia. Piensa en las veces que has estado enfermo. Lo reconfortante que es tener a alguien que te abrace, que esté a tu lado, que te distraiga.

El dolor de dientes es como una campana: sube, tiene un máximo y luego de repente desaparece. Si consigues salvar los malos momentos es posible que hayas ayudado a tu bebé a pasar el mal trago, al menos por ese día.

Mucha paciencia. Mucho ánimo. Sobre todo ten en cuenta que tu bebé es el más molesto.

Artículos relacionados:

2 thoughts on “Mamá, me duelen los dientes

  1. hola a todos yo llevo 3 noches sin pegar ojo pobrecita mi niña va hacer 6 meses y llega la una de la mañana y hasta las 6 de la mañana llorando x los dientes la doy chamodent la cambio el pañal muxos mimos canto de todo hasta lloro y la doy un chupito de biberon de leche de la suya q la calma pero a la noche siguiente igual y luego a lo largo del dia tampoco duerme muxo esty desesperada con mucho dolor de cabeza y llorar muxo.

  2. Gracias por escribir y por compartir estos duros momentos que estáis atravesando juntas.

    Me encantaría ofrecerte una fórmula mágica para que tu hija descansara y tú también pero cada bebé es único, como cada madre, cada ser humano. Te aconsejo que lleves a tu hija al pediatra o al médico alternativo (naturista, etc.) para que diagnostiquen el motivo por el que la niña está irritable y te prescriban algo que pueda ayudarle. Aparte de los síntomas físicos presta atención también a sus emociones y a las tuyas. ¿Estás con ella durante el día y tenéis tiempo para estar tranquilas? ¿eres feliz en tu vida? A veces hay bebés que lloran porque sus mamis atraviesan un periodo emocionalmente difícil, o están ausentes durante muchas horas, o están tristes… Díselo también al pediatra o al médico alternativo. Si estás atravesando por un momento de estrés, o hay algún otro motivo por el que la niña perciba tristeza también puede llorar. Recuerda que todo lo demuestran llorando, no sólo el dolor, o el hambre, también el miedo, la inseguridad, la pena.

    Tienes que cuidarte para poder cuidar de tu hija, esto es muy importante. Tienes que estar descansada y fresca para poder atender a sus demandas de forma respetuosa y eficaz.

    Es momento de pedir ayuda, no te sientas menos madre por ello, todo lo contrario.

    Pide que alguien te ayude para que puedas también descansar y tener momentos tranquilos mientras todo se soluciona. Ya verás como con ayuda y descanso vas a ver las cosas más claras y tu hija va a percibir que, aunque le duelan los dientes no hay nada que temer porque está rodeada de amor por una mami diez como tú.

    Muchas gracias por tu aportación al blog.

Deja tu comentario