Si mi hijo está enmadrado le costará más relacionarse con otros niños

Esta sociedad soporta ver cómo regañamos a voces a nuestros hijos, cómo les compramos infinidad de artículos inservibles, cómo los dejamos llorar, cómo les exponemos a horas frente a la televisión y a los videojuegos, etc., pero critica a madres dando el pecho cuando el niño ya es “grande” , a alguien que duerma con sus hijos o a alguien que deje su trabajo para cuidar de sus hijos. Si no llevas a tu hijo a la guardería por ejemplo es que lo estás sobreprotegiendo y tu hijo va a tener muchos problemas futuros para relacionarse. Si duermes con tu pequeño entonces es que has perdido el norte y estás dejando que tu hijo reine tu vida.

 Personalmente no conozco a nadie que haya sido malcriado por exceso de amor. Sí conozco en cambio los efectos de un exceso de dinero (cuando al niño se le compra todo), o un exceso de permisividad (cuando se le deja hacer todo sin que respete a los demás ni a sí mismo). Un exceso de amor (si es que puede haber exceso, personalmente me tiraría todo el día recibiéndolo sin parar) es lo que se conoce por “enmadramiento”, madres o padres que dan prioridad al bienestar emocional de sus hijos.

 En otras culturas ni se cuestiona que un bebé esté con su madre las 24 horas del día, ni se cuestiona que se le dé el pecho, ni se cuestiona que el bebé duerma con ella. Nuestra sociedad cuestiona todo esto y más.

 Está comprobado (lee cualquier artículo o libro sobre estudios de Psicología Infantil si tienes dudas) que un niño criado con amor, respetado y dejado llevar las riendas de su propio desarrollo es mucho más apto para relacionarse en el futuro con otros, desde que su percepción de sí mismo es adecuada, sabe que tiene valor, sabe que tiene algo que ofrecer a los demás y que puede aprender de otros. Un niño criado con amor y respeto tiende a respetar y amar a los demás y así mismo, ya que los niños aprenden por imitación, sabe cuáles son sus puntos fuertes y también los flacos, sabe aceptar críticas y sabe defenderse mejor.

 La próxima vez que te digan que “malcrías” a tu hijo porque le das más amor de la cuenta, sacúdete las críticas de los hombros y piensa que educando a tu hijo en un entorno de amor y comprensión le estás haciendo un adulto productivo y feliz, y estás haciendo a su vez un mundo mejor. Le estás respetando, tratando como un igual, no como un ser inferior que necesita ser dominado para funcionar. Hay padres que piensan que un niño no sabe lo suficiente para ser respetado porque es pequeño, no le tratan como a un igual. Sin embargo no tratamos como inferior (o no deberíamos) a alguien que tiene menos estudios que nosotros o categoría profesional, o es de diferente raza, sexo o religión. Tratar a un niño como alguien que merece ser dominado es tratarle de forma desigual a cualquier otro ser humano. Es no tratarle como un ser humano.

 Hay quien relaciona el exceso de amor con un exceso de permisividad pero no es cierto, se puede “enmadrar” y a la vez enseñar al niño cuáles son los límites, cuándo está faltando el respeto a otros con sus actos. De hecho es más fácil hacerlo que en un niño al que se le aplica una estricta normativa para todo, ya que los niños aprenden por imitación y para los niños con exceso de amor es más fácil “enmadrar” a otros, mientras que los niños que sólo ven dominio en sus vidas tienden a dominar a los demás.

 Si has decidido en cambio respetar a tu hijo y sus necesidades entonces has tomado el camino del “enmadramiento”, dísfrutalo al igual que lo hace tu hijo. ¡¡Qué afortunado es!!.

 Igualdad, respeto, amor. Esas son las claves. No te avergüences de ellas. Enmadra. Ama. Observa.

 Lo estás haciendo genial.

Artículos relacionados:

5 thoughts on “Si mi hijo está enmadrado le costará más relacionarse con otros niños

  1. Hola,

    Ante todo quiero felicitarte por este blog, me fascina.

    Últimamente me canso de oír que mi hijo de 14 meses está enmadrado, pasamos separados casi 10 horas por mi trabajo, y sí, el resto del tiempo no nos separamos ni para ir al baño. Dentro de casa funciona, fuera todo son críticas, y mi se me rompe el alma. Me preocupa además algo a lo que has hecho referencia en este artículo, “se puede “enmadrar” y a la vez enseñar al niño cuáles son los límites, “, no sé si en ese alado lo estoy haciendo bie, me podrías recomendar alguna lectura que me oriente un poco?

    Gracias por todo, y más aún por este blog tan enriquecedor

    Maria.

  2. Hola María,

    qué bien le haces a tu hija y a tí y es verdad que qué poco entienden [email protected] sobre amor. Así va el mundo, supongo. El libro de Dorothy Corkille Briggs, “El niño feliz, su clave psicológica” es como una biblia para respetar la autoestima de tu hijo. Y la tuya. En http://www.babog.org encontrarás también artículos sobre cómo criar que te pueden resultar de ayuda para determinados casos (periodo de la negatividad o primera pubertad, experimentación, etc.).

    Tienes un bonito blog 🙂

    Gracias por leerme.

    Besos

  3. Hola:

    La verdad es que en esta sociedad es muy difícil criar a un hijo si no te ciñes a las normas preestablecidas. Yo personalmente, creo en que el contacto con un hijo, que se sienta querido, que reciba caricias, besos… es lo mejor que te puede pasar a ti y a tu bebe.

    En mi experiencia personal, a veces tengo que lidiar con las críticas de que “ya pagarás que duerma con vosotros”, o comentarios del tipo “que enmadrada está” o ” ya verás, luego se convierten en manipuladores”. Y todos estos mitos duelen que no veas…

    Yo no creo que a mi hija la genere un trauma porque duerma conmigo, ni que sufra porque la de besos y la coja en brazos. La verdad es que la veo muy muy feliz, creo que es un bebé muy sociable y que el despertarme y ver su sonrisa en la cara es el mejor pago que yo como madre puedo recibir.

    Besos
    Marian

  4. Felicidades Marian por tu actitud y todo el amor que das a tu hija, a pesar de “los demás”. El cariño y la entrega que ofrecemos a [email protected] [email protected] hoy es una inversión de futuro: serán individuos adultos con alta autoestima, responsables y se sentirán [email protected] Gracias por ese regalo social a esta sociedad “desenmadrada”. Besos.

  5. mi hijo tiene 4 años y todavia llora en el cole cada vez que se separa de mi.yo estoy en casa con el por que no trabajo y me siento muy orgullosa de ello. a mi hijo en casa se le trata con mucho amor, se le riñe y se le ponen limites cuando hace falta. somos unos padres que prestan atención a su hijo, juegan con el , le damos mil besos al dia y todos los dias le decimos la suerte que tenemos por tenerlo, que le queremos y que es unico. acaso es eso malo?parece ser que si, puesto que pienso que la sociedad no esta preparada para eso, por que mi hijo esta más a gusto en su casa que en el colegio.muchas veces me pregunto que algo hacemos mal, que no deberiamos mimarlo tanto, pero como dice carlos gonzález, gran conocedor de los niños, mimar es amar y no malcriar.un niño malcriado es aquel al que no se hace caso, y la verdad es que me niego rotundamente a ignorar a un ser tan fragil y tan vulnerable, simple y llanamente porque la sociedad así lo dicta.no lo cojas, no le des pecho, no te acuestes con el cuando quiere compañía,y qué más?que cada uno haga lo que su corazón le dicte, ya está bien de normas y directrices sin sentido y sin justificación alguna.pienso y quiero hacer felíz a mi hijo, y me dejaré la piel en ello.

Deja tu comentario