10 razones por las que leer Psicología Infantil

De pronto el bebé que sólo sonreía o lloraba se pone a hablar y dice “no”. Muchos padres, cuando hemos vencido victoriosos la barrera de los primeros meses nos encontramos con un muro cuando el niño comienza a mostrar independencia. ¿Qué se hace? Hemos leído sobre embarazos, sobre partos, hemos aprendido a cambiar pañales, bajar la fiebre… pero ¿y ahora? ¿Qué hay que hacer?

Te aconsejo que no pienses que la crianza de un niño es algo innato que uno hereda de generación en generación y que no hay nada que aprender. Hay mucho que aprender. Pensar que los padres sólo tenemos que proporcionar cobijo y alimento a nuestros hijos en nuestra sociedad, es como si alguien te dice a ti que seas feliz porque tienes un techo o comes.

Para nuestros hijos somos guías, ejemplo. Lo que hagamos va a ser repetido y asimilado como “lo que se hace”. Ellos están aprendiendo el mundo, a relacionarse. Según reciban, darán. Y tú, como padre, eres el espejo en el que se miran.

La Psicología Infantil cubre muchas dudas sobre crianza. En cualquier biblioteca sueles encontrar ejemplares sobre esta materia. Huye de revistas de quioscos y plantéate los modelos de crianza que ves alrededor. Como para todo lo demás, no se trata de seguir la tendencia general porque “así son las cosas”. Las cosas siempre pueden mejorarse, evolucionar.

Las razones pues para ponerse las pilas en lo que pasa por la mente de tu hijo y estudiar su comportamiento antes de tomar medidas represoras, son las siguientes:

  1. Sientas las bases para que se desarrolle una persona íntegra y feliz. La mente de tu hijo es una esponja. Durante sus primeros años de vida está almacenando todo lo que recibe. Es su herencia futura que quedará grabada a piedra y será difícil de cambiar.
  2. Evita frustraciones. Entender qué etapas son las que se dan en la formación de su personalidad te ayuda a no sentirte frustrado cuando los momentos “difíciles” aparecen. Cuando entiendes al niño te resulta mucho más fácil ver las cosas desde una perspectiva paciente y serena.
  3. Te ayuda a mejorar como ser humano. Puesto que tu hijo te va a imitar y va a ser lo que tú hagas de él (aunque otros factores influyan tú eres el más relevante), vas a hacer lo posible por dejar esas costumbres que no quieres que herede o vea como normales. Todo padre que se preocupa por la crianza emocional de un hijo cambia a mejor. Se hace mejor persona.
  4. Vas a adquirir seguridad en ti mismo como padre. Verás los resultados y te fascinarán. No tendrás dudas sobre lo que haces y, aunque te equivoques como todos nos equivocamos, sabrás rectificar y defender lo que haces ante otros padres o formas de crianza. No tendrás dudas.
  5. Serás ejemplo para otros padres. Aunque escuches reticencias o críticas al mismo tiempo verás que hay muchos ojos que se vuelven a mirarte, especialmente cuando tu hijo muestra los frutos de tu amor y dedicación.
  6. Resultados a largo plazo. Es probable que otras formas de crianza sean más “efectivas” a corto plazo, esto es, que los resultados aparentes parezcan mejores. Sin embargo a largo plazo sólo el respeto y el conocimiento de tu hijo, sus sentimientos y su evolución como ser humano dan frutos positivos y duraderos.
  7. Tu hijo alcanzará más rápidamente la independencia. No es que se vaya a ir de casa antes, es que será una persona con la correcta autoestima para salir al mundo y saber que tiene mucho que ofrecer.
  8. Podrás anticiparte. Como vas a saber qué etapas son las que va a atravesar, te va a resultar más fácil localizarlas y estar preparado para ellas. Ambos disfrutaréis de las mismas, incluso la primera pubertad y la segunda. Todas. Porque ambos sabréis que es parte del proceso, que no hay nada que temer o someter.
  9. Estaréis todos más tranquilos y felices. Lo que supone que podréis emplear más tiempo en disfrutar de vuestra familia o del entorno. No estaréis “sufriendo” porque “el niño es un contestón” o “fíjate lo que me ha hecho el niño”.
  10. Contribuyes a un cambio en el mundo. Estás mejorando tú y tu hijo se está formando como un ser humano. Estás llenando el mundo de amor y respeto.

Sé que hay muchos ejemplares sobre Psicología infantil. Elige los que más se acerquen a tu entorno o forma de vida.

En los artículos bajo la categoría “Crianza” te hablaré de lo que a mí más me ha servido, haré repaso a alguna de esas teorías, te contaré lo que estoy aprendiendo. Quizá entre mis palabras encuentres alguna idea que haga sonar la campana ésa interna que todos tenemos que hace “¡Ajá!” cuando encuentras solución a algún enigma.

Artículos relacionados:

4 thoughts on “10 razones por las que leer Psicología Infantil

  1. Algún día te premiarán por estos TOP TEN que publicas que son incontestables Raquel! cuando llegas al décimo estas tan entregado que te parece mentira que se.
    pongan en duda.

    beso

  2. Raquel, guapa. Así estamos desde los 18 meses, y le ha dado duro eh!…es un gusto que todo marche mucho mejor de este modo verdad?

    Alucino con el tema de las negociaciones porque lo tiene tan interiorizado que siempre sabe que vamos a acabar todos contentos! “Tí” Tíii”

Deja tu comentario