El pequeño estómago de mi hijo

Mira a tu hijo. Tiene las piernas más pequeñas que las tuyas. Y las manos. Y los brazos. Y su boca. Aunque no los veas también tiene los órganos internos más pequeños. Como su estómago.

Es por eso que los niños pequeños tienen hambre a menudo y enseguida se sacian. Es mucho más saludable darle de comer al niño cuando tiene hambre que esperar horas para darle una comilona que le puede ser difícil de digerir. Del mismo modo es igual de bueno para los adultos, pero tenemos adquiridas determinadas normas sociales que nos empujan a “trasladar” el hambre a determinadas horas dependiendo del lugar donde vivamos. No te preocupes, aunque alimentes a tu hijo a demanda, con el tiempo, él solo se adecuará a las normas sociales del entorno donde se encuentre. No necesitas forzarle. Es más, forzar es contraproducente ya que puede desarrollar trastornos alimenticios.

Lleva siempre cerca snacks sanos: pasta, fruta, galletas de arroz, etc, de tal forma que cuando coma encuentre los nutrientes que necesita y no otros que no le sirven de nada y sólo contaminan su cuerpecito (como azúcares, sal o productos conservantes/químicos). Sobre la necesidad de darles golosinas, chocolates, etc… ¡¡Nunca!!, no hay ninguna necesidad. El niño que aprende a tomar los azúcares de las frutas disfruta éstas de la misma forma que otro lo haría con una piruleta. No te dejes arrastrar por la sociedad de consumo. Es mucho más sano para todos.

Los niños son puros en hábitos alimenticios: toman lo que necesitan y rechazan lo que no. Para que coja buenos nutrientes ofrécele siempre productos sanos. Recuerda que en los primeros años de vida sientan las bases de los buenos hábitos futuros.

Artículos relacionados:

3 thoughts on “El pequeño estómago de mi hijo

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Hola Raquel,

    Define mejor dulce, por favor. Entran en los dulces galletas con algo de chocolate, helados(que tambien llevan leche), chocolates de los buenos tipo kinder?

    Creo que a veces es inebitable que un ninyo coma dulces, beba fanta, etc. (por ejemplo en una fiesta) o cuando a un amiguito suyo le dan y el tambien quiere.

    Nosotros tenemos una pauta con nuestro hijo, alguna golosina el fin de semana y nada durante la semana. Generalmente lo cumplimos. Es cierto que teniendo frutas o cosas sanas, dulces deberian ser los minimos.. pero cuando los ninyos tienen cierta edad, es tan dificil evitarlo!!

    Un abrazo!

  3. Hola Belén,
    En general deberíamos evitar todos los azúcares refinados y la bollería industrial. El chocolate por ejemplo no aporta ningún nutriente esencial para tu hijo y es absolutamente prescindible de la dieta, como lo son las golosinas, helados, etc. Si tienes dudas sobre lo que es o no saludable consulta cualquier manual o página sobre nutrición, tu pediatra o profesional de la salud puede ayudarte. Normalmente lo prescindible es lo superfluo, lo que tomamos por “placer” pero que no aporta nada y que encima es perjudicial para el cuerpo. ¿Para qué tomamos productos elaborados que no nos aportan ningún nutriente y todo lo que aportan lo va a desechar el cuerpo o va a resultar tóxico para el mismo? Un niño no nace pidiendo golosinas. Los bebés son introducidos al mundo de los productos industriales siempre por otros, por padres, amigos, tv, etc. De hecho en otras culturas los niños ni los adultos las toman. Evitar la influencia del mercado en su dieta es siempre saludable, como lo es en la de cualquier adulto. Es importante educar con el ejemplo: no es respetuoso prohibir a un niño comer algo que tu comes o hacer algo que tu haces habitualmente. Sé que es difícil cuando van creciendo y otros lo toman, como lo es no comprar la videoconsola o el coche más adelante cuando los demás también los tienen. Lo importante es que seas coherente y estés tranquila con tus decisiones. Se que hay madres de niños que van al colegio que sufrían porque les echaban frutas mientras los demás toman bebidas gaseosas y bolsas de snacks en los recreos y decidieron echarles lo mismo. También se de otras que no sufren porque saben que están haciendo lo que creen correcto y mejor a largo plazo. Es una cuestión de lo que consideres que es mejor para tu hijo independientemente de lo que hagan u opinen los demás.
    Estoy de acuerdo en que no es nada fácil. Gracias por tu comentario y tu aportación a este blog.

Deja tu comentario