Cómo no impedir el desarrollo de la Visión Periférica en bebés

Según la autora Sheryl Feinstein en su libro The Praeger Handbook of Learning and the Brain, es importante, para el desarrollo de la visión en el bebé, que se preste especial atención durante los primeros 6 meses en dejarle reposar sobre su estómago el mismo tiempo que lo que pasa sentado en carrito de paseo, el asiento para bebés del coche o cubierto en el “sling” mientras está despierto.

El efecto de no permitir al bebé mirar a los lados sobre todo en ese período de tiempo, es que no se van a ejercitar adecuadamente músculos importantes para el desarrollo de la visión. Como consecuencia directa, el desarrollo de la Visión Periférica (aquélla en la que el campo de visión aumenta a costa de perder enfoque en lo que tienes delante) se ve frenado. La Visión Periférica tiene un efecto directo en la capacidad lectora (y como consecuencia, en la capacidad para estudiar). Las personas que leen muy rápidamente tienen (consciente o inconscientemente) un campo de visión más amplio (mayor Visión Periférica). Otro momento cotidiano en el que se utiliza la Visión Periférica es cuando conducimos un coche y llegamos a un cruce o una rotonda. En mayor o menor medida miramos a todos los lados a la vez. Si no, estamos girando la cabeza bruscamente de un lado a otro. ¡Atención! no estoy diciendo que no se mire directamente a un lado y a otro antes de cruzar la cera andando o llegar a un cruce o rotonda mientras se conduce. Pero sí que en esas ocasiones utilizamos la Visión Periférica sin darnos cuenta.

Ni qué decir tiene que el estar viendo la televisión durante largos (y no tan largos) períodos de tiempo es perjudicial para aumentar la Visión Periférica. El niño mira a un punto fijo, al frente. La Visión Periférica no se ejercita mientras tanto. Cuando el niño crece y llega el momento de leer, la velocidad y nivel de comprensión es menor o requiere un mayor esfuerzo.

Artículos relacionados:

Deja tu comentario