Nacer en el agua: piscinas de nacimiento

Los antiguos egipcios escogían a las mujeres que darían a luz a futuros sacerdotes para dar a luz en el agua. Otras culturas como la griega y tribus de América lo hacían de forma regular, las mujeres iban a las ensenadas poco profundas de las playas con mareas tranquilas. En Occidente el primer registro es de principios del siglo XIX aunque no fue hasta los años 60 cuando se investiga y se demuestra el beneficio del nacimiento en el agua.

La experiencia demuestra que las mujeres que se sumergen en agua cálida para dar a luz disfrutan de relajación (el agua disminuye la producción de adrenalina), no necesitan anestésicos (el uso del agua para mí es el “aguadural”), aumentan la sensación de privacidad, evitan desgarros y contracturas y disminuyen los riesgos de intervención. Los tejidos en general están más relajados y flexibles. La madre en el agua se siente más ligera, ágil, concentrada en su cuerpo y en los signos que su bebé le va enviando.

Otra de las razones para usar la inmersión en agua es que la transición a la vida fuera del útero es mucho más tranquila y gentil. A los bebés que nacen bajo el agua no se les corta inmediatamente el cordón umbilical (cosa que no debería suceder nunca, en ningún otro caso) sino que se deja que sean [email protected] [email protected] poco a poco los que jueguen con su respiración al salir del agua, y no el brusco despertar a la respiración al que hemos sido [email protected] muchas generaciones. El nacimiento en el agua siempre debe ser supervisado por un profesional, como cualquier otro nacimiento, ya que, en agua el cordón umbilical tarda más en contraer los vasos sanguíneos precisamente para facilitar la transición. Esto debe ser vigilado por un profesional ya que el exceso de transferencia sanguínea al bebé puede ocasionar problemas.

Hay hospitales y centros de nacimientos que poseen estas maravillas. En unos se usa durante el periodo de dilatación, en otros se puede dar a luz dentro, depende de la formación que tenga el personal que atiende los nacimientos. Por qué no se emplea presupuesto en instalarlas en todo el resto de los lugares donde los bebés nacen cuando sus beneficios están probados es uno de esos misterios que tiene la vida. Sin embargo, desafortunadamente, se compran muchos otros aparatos más caros, imprecisos y con probados efectos secundarios para madre y bebé.

Si decides dar a luz en casa puedes alquilar una piscina o preguntar a los profesionales que te atiendan si pueden traer una consigo.

Si deseas comprar la tuya, existen en el mercado numerosas piscinas para nacimientos, tamaños, formas y precios. Hay que tener cuidado donde se coloca (que sea un suelo que resista el peso), si es fácil salir y entrar de ella, si caben más personas dentro (pareja, [email protected] [email protected], comadronas, doulas, etc.). También cómo llenarla, vaciarla y mantener el agua caliente debe ser tenido en cuenta. Si adquieres una piscina de segunda mano asegúrate de limpiarla a conciencia y de conseguir una tela estéril individual que puedas extender debajo del agua (las partes pueden ser adquiridas por Internet, aunque no compres la piscina, puedes optar por hacerlo con el resto de cosas que necesites).

Si has pensado en usar tu bañera ten en cuenta que la profundidad no es la misma que en la piscina y que el acceso y la comodidad al apoyarte no van a ser iguales (las piscinas normalmente son inflables, con bordes flexibles y cómodos). Tu pareja no cabrá probablemente en la bañera y para [email protected] comadronas el acceso será más complicado. En Rusia venden piscinas transparentes para que los profesionales que te atiendan tengan toda la visibilidad del mundo. Consulta siempre con [email protected] profesionales que te atienden antes de tomar una decisión.

Algunas piscinas deben ser montadas días antes del nacimiento para evitar sorpresas de última hora, otras están diseñadas para ser llenadas y listas en un tiempo récord. Siempre ten en cuenta que se necesita tiempo y probablemente esfuerzo físico para montarlas. Quién esté a cargo de la piscina debe ser el/la responsable de que esté preparada en el momento oportuno.

Muchas mujeres alternan el estar dentro o fuera de la piscina durante el proceso del nacimiento. La regla principal, como en todos los demás casos: haz lo que te dicte tu cuerpo.

Y consulta siempre a [email protected] profesionales que te atiendan antes de tomar una decisión, pregunta si tienen experiencia en nacimientos en el agua y el tipo de piscina que vas a usar.

En Internet tienes numerosos enlaces para comprar piscinas, para ver los distintos tipos e incluso para ver vídeos sobre nacimientos en el agua. Mucha de la información está en inglés: en vez de nacimiento en el agua pon “waterbirth“, “piscina de partos” es piscina de nacimientos, o “birth pool“. Bajo mi experiencia, en español los precios son más caros que en inglés. Busca. Pídeme ayuda si tienes problema con el idioma. Estaré encantada de ayudarte.

Feliz nacimiento, en el agua o fuera de ella.

Artículos relacionados:

6 thoughts on “Nacer en el agua: piscinas de nacimiento

  1. Nuestro hijo nació en el agua, en un hospital super preparado para partos naturales y fue un parto muy bonito y especial. Las comadronas se portaron muy bien y se quedaron 1 hora más después de su turno para poder atender nuestro parto. Era de los primeros que hacian en la piscina, pero todo salió muy bien y tuvieron mucho respeto conmigo y el niño. Os recomiendo el parto en el agua.

  2. Hola!!

    ESTOY EMBARAZADA DE 17 SEMANAS DE MI SEGUNDO HIJO, Y ME GUSTARIA QUE NACIERA EN CASA. ME ATRAE LA IDEA DE DISPONER DE UNA BAÑERA DE PARTOS. PODRIAS ENVIARME LINKS PARA ALQUILARLA?

    MUCHAS GRACIAS!!

  3. Hola Laura!!

    Pues claro:
    Poniendo en Google “birthing pool rental” salen numerosos enlaces, te dejo aquí algunos:

    http://www.waterbabybirthingpoolhire.co.uk/Reserve-a-Pool.html
    http://www.birth-pools.com/homepage/

    aunque hay muchos enlaces que puedes visitar. Seguro que puedes traducirlo o que alguien te ayude. De todas formas si das a luz en casa pregunta a la matrona o el equipo que te atiende porque a veces pueden llevarla ellas mismas o saben de alguien que la venda de segunda mano a buen precio o de algún sitio para alquilar.
    Feliz camino. Gracias por escribir.

Deja tu comentario