La primera ecografía por miedo

No me gusta contar el embarazo por semanas, pero escribo así para que te sitúes en el momento en el que escribo. Tengo la primera revisión ginecológica a las 12 semanas. [email protected] [email protected] que me van a atender en casa quiere que siga el proceso normal de revisiones hasta que llegue el momento, para saber que todo funciona perfectamente.

Entro a una sala de espera llena de gente. Mientras espero observo las paredes blancas y vacías. Sólo hay un póster de una empresa farmacéutica que dice algo así como “Problemas durante el embarazo por Trimestres”. Tras ese título hay una descripción detallada de todos los males. Al lado una enfermera cuelga una lista de pacientes para que veamos que tienen mucho trabajo y que hay poco personal y que esa es la razón de nuestra espera.

Después de esperar varias horas me llaman. Entro sola porque Luis está con nuestra hija y [email protected] niñ@s no están [email protected] dentro. Una ginecóloga me atiende. Rellena unos formularios y me pregunta sobre mi anterior embarazo y nacimiento. “Toma este complejo vitamínico que tienes mala cara” me dice. “¿Ve usted alguna deficiencia vitamínica en mis análisis?” pregunto. “No” dice “pero tómate esto que te hará bien”. Cojo las cajas porque veo el empeño pero no las llego abrir nunca: no hay necesidad de recetar fármacos a una persona que está sana. El darme esas cajas es claramente rutinario, no tiene explicación lógica.

Luego una enfermera me toma la tensión y me pesa. “No engordes más de tres kilos por trimestre” me advierte. Tras los formularios viene la primera ecografía. Si lees este blog o si lees sobre buena práctica en obstetricia en general sabrás que los ecográfos son muy recientes y que no están probados lo suficientemente para afirmar que son seguros. En países como Irlanda o Reino Unido, por esta razón,  sólo se realiza una ecografía a las 20 semanas. En España sin embargo se realizan 3: una a las 12 semanas, otra a las 20 y otras al final del tercer trimestre.

“Me gustaría que no me hiciera ecografía. El bebé está en un momento delicado de migraciones celulares y me gustaría respetar ese proceso. ¿Tiene usted un doppler con el que pueda escuchar el corazón de mi bebé?”. La ginecóloga me mira con sorpresa.”No, no lo tengo y además no tengo ninguna otra forma de diagnosticar valores fundamentales sin esa ecografía, sin esa eco no tenemos nada más de que hablar”. A pesar de mi pretendida consciencia durante mi embarazo tengo miedo, ese miedo primitivo al que nos vemos sometidas las mamás en esta cultura sin sentido “si no accedo a la eco, no sabré cómo está mi bebé, si algo pasa y se puede remediar es culpa mía”. Flojeo. Accedo.

La ecografía es vaginal, por si era poca mi humillación. Las enfermeras entran y salen de la sala, hablan de sus cosas mientras tengo la mitad del cuerpo desnudo y las piernas colgadas. La ginecóloga se da cuenta y pide respeto. Se lo agradezco. Veo al bebé. Y el bebé nota esas ondas porque se agita. La ginecóloga hace sus mediciones y escucho su corazón, que era lo único que pedía, ese tic-tac, tic-tac muy rápido.

“Todo bien” me dice. “Ya se que está todo bien” pienso yo, pero en el fondo no lo sabía, si no no hubiera accedido al chantaje. Me falta seguridad. Lo enseño a otras mamás, lo veo en otras mujeres y voy yo y flojeo. Qué vergüenza.

En los papeles que me entrega pone abajo en negrita “El cálculo de los índices de riesgo no tiene valor diagnóstico. Por tanto no sirve para descartar ni confirmar la presencia de anomalía congénita. Su valor consiste en seleccionar la población de riesgo”. ¿Por qué me ha sometido a una prueba que no es diagnóstica? ¿Qué sentido tiene? Me enojo. Veo mi error. He fallado a mi bebé. Esto no volverá a pasar.

Con la lección aprendida salgo de la sala. La próxima visita es a las 20 semanas. Me propongo venir más segura la próxima vez, sin acritud pero también sin miedo. A veces me siento “rara” o sola en esto de la cruzada anti-maquinaria no probada. Pero eso no es justificación.

Artículos relacionados:

11 thoughts on “La primera ecografía por miedo

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Hola Raquel,

    Siento que hayas pasado por esa situacion. Es lo que tiene saber demasiado, que se sufre mas viendo la no profesionalidad de los servicios que existen. A veces se vive “mejor” en la ignorancia…

    Si no me equivoco, la OMS recomienda solo una ecografia durante todo el embarazo.

    Por mi experiencia e inseguridad en mi primer embarazo, en Irlanda, pense que estaban locos haciendo solo una en la semana 20, y comparando con Espana, pense que aqui estaban muy atrasados con ese tema. Despues de leer sobre ello, me convenci de que una ecografia es suficiente y que en Irlanda hacen lo correcto.

    No pense que escuchar el corazon del bebe era una alternativa a la ecografia, pero esta muy bien saberlo. En eso no hay riesgo?

    Un abrazo!

  3. Muchas gracias Belén. Escuchar el corazón no es una alternativa a la eco, es una alternativa a saber que el bebé vive, está bien. Como bien dices las ecografías sirven para tener imágenes del interior del útero que pueden ayudar en el diagnóstico, aunque muchas veces se equivocan, es por eso que no son diagnósticas. Y ese es el problema. Sobre todo cuando los ecográfos son nuevos en obstetricia y no están suficientemente probados sus efectos secundarios. Y es por eso que las eco antes de las 20 semanas no están aconsejados, porque es momento de migraciones celulares importantes y el daño puede ser irreversible. El tiempo nos dirá. España está más retrasada que Irlanda en eso. Hay demasiado dinero para maquinaria médica y poco para estudios sobre sus efectos. Un beso.

  4. Aquí os dejo un link, para que se te quiten los miedos para próximos embarazos, por supuesto que si se te ha de medicar, ha de ser por algún motivo, y el no haber sabido trasladartelo o sencillamente darlo a la virulé es una falta de profesionalidad, además de un despropósito.
    En cuanto a lo de la eco… Te dejo el enlace de la OMS, y esque la ECOGRAFIA en obstetricia NO es algo NUEVO y contamos con una sobrada experiencia, así que huye del desconocimiento y menos en temas tan importantes como la vida de tu hijo ya que la ecografía puede ahorrarte muchos problemas en el futuro.
    http://apps.who.int/rhl/pregnancy_childbirth/fetal_disorders/prenatal_diagnosis/jbcom/es/index.html

  5. Para mí Rosa el desconocimiento consiste en seguir ciegamente el criterio de autoridad generalizado simplemente por seguirlo. El link que envías de la OMS habla de una ecografía, no tres, en países en desarrollo, donde las condiciones sanitarias y nutricionales no son las mejores. Fíjate hasta en eso propondría la mejora de esas condiciones en vez de la introducción de ecógrafos.

    Está muy bien ver cuántos bebes hay, el sexo, el tamaño de la pelvis, la longitud nucal…No lo discuto. Especialmente en embarazos múltiples la información es utilísima. Pero te invito a que envíes a [email protected] [email protected] de este blog estudios concluyentes sobre la inocuidad de los ultrasonidos en el feto y sobre su fiabilidad. Te a ser difícil porque la técnica se aplica desde los años 70 o los 80 en muchos países y eso, no es tiempo. Más tiempo se tardó en publicar el estudio que relacionaba el cáncer con el uso de Rayos X en las embarazadas, usados para “ahorrar problemas y por el bien de los hijos”. De ahí que en muchos hospitales se empiece a buscar la firma de los padres en los consentimientos antes de una ecografía.

    Respecto a la fiabilidad te va a resultar aún más complicado ya que los errores diagnósticos con estos aparatos están a la orden del día.

    Lo que propongo no es que nadie se ecografíe. De hecho yo misma iba convencida a mi eco de la semana 20 (nada convencida de la primera como ya has leído). Lo que propongo es que se haga siempre con el consentimiento e información de los padres, que no nos sometamos a pruebas diagnósticas por el hecho de hacerlo, porque se hace y ya está. Justamente lo que propones: que salgamos del desconocimiento, por el bien de [email protected] [email protected] Eso sí que es preocuparse por la vida de tu bebé y no dejarte hacer porque es lo que se lleva en esta época en qué vivimos.

  6. Las ecografias podrian ser el motivo de que desde hace unos 20 ó 30 años los niños tienen alergias , intolerancias e incluso ha aumentado el autismo y los problemas de hiperactividad en los niños.
    Nuestras madres y abuelas tuvieron niños sin ecografias y sin ninguna intolerancia, alergia, etc, etc.

  7. Gracias Pepa. Desgraciadamente no hay estudios concluyentes que avalen como segura ninguna intervención. Sólo nos queda el sentido común. Besos.

  8. Me llamo Paloma, tengo cuatro niños y la inmensa fortuna de que todos han nacido en nuestra casa. Cuatro partos maravillosos y absolutamente diferentes, como diferentes son ellos. Son diez años de lactancia ininterrumpida, colecho, crianza con apego y por último esto nos ha llevado al homeschooling. Pero quería compartir con vosotras lo que me ha sucedido recientemente. Estoy espeando a mi quinto bebé y aunque siempre me he controlado los embarazos en hospital (haciéndome las pruebas que yo consideraba) en esta ocasión me pasaba como a tí, no me apetecía y pensaba: Es mi quinto embarazo, ya se de que va todo y me atraia la idea de no ir a revisiones, hacerme alguna analítica y una eco al final para ver que sólo fuera un bebé, estuviese bien colocado etc…
    Pero me pasó como a tí Raquel, una mezcla de todo, de ganas de no complicarme, miedo, yo que se…y como tú fui a la primera revisión en la semana 12. La cosa es que entré en la consulta con mi marido y mis cuatro niños más contenta que unas castañuelas y salí llorando como una madalena, pues me dijeron que el pliegue nucal del bebé estaba en el límite, que había muchaaaas posibilidades de que hubiese alguna malformación, anomalía genética etc….Y eso que antes les advertí que NO ME QUERÍA HACER LA AMNIOCENTESIS bajo ningún pretexto…pues aún así me presionaron muchísimo. Pasé muchos días llorando y ahora que ya estoy en la semana 22 o 23, le noto moverse etc…empiezo a disfrutar de mi embarazo, a confiar, a sentirme vinculada con el bebito etc…
    Pero ¿y lo que me han robado? Y más cuando una mujer va segura de que acepta a su hijo sea como sea, hay cosas que podrían callarse, pero a ellos no les importa que yo pueda estar triste, con ansiedad, que pueda perder al bebé, que esos sentimientos negativos le puedan afectar…..A ellos sólo les interesa cubrirse las espaldas, evitar posibles denuncias etc…No hay derecho, me siento tan indignada y tan cabreada….
    Siento el comentario tan largo y gracias por leerme.

    Besos.

  9. Gracias Paloma por tu comentario. Siento mucho lo que me cuentas, que un embarazo bello se convierta en una tortura gracias a otros…Me alegra que hayas retomado las riendas. Sea como sea tu [email protected] viene a una familia como la tuya y eso es para celebrarlo. Gracias por ser así y por compartirlo en este blog. Ójala [email protected] se den cuenta del daño que hacen por “hacer el bien” y que consideren que tratan con seres humanos, que sienten y padecen.
    Mucho amor para todas.

  10. Pingback: Sobre las ecografías durante el embarazo | Úteros de guerrilla

  11. Pingback: Sobre las ecografías durante el embarazo – Publicado en el Blog: Úteros de guerrilla | Aprendo a Ser Luz

Deja tu comentario