La primera visita a la comadrona

Mi primera visita a la comadrona es a las 6 semanas. Me pregunta sobre mi anterior embarazo, antecedentes familiares, etc., y rellena unos formularios y unos documentos informáticos. Me toma la tensión y me pesa. “No engordes más de 3 kilos al mes” me advierte. “Vale” le digo, aunque no sé que decir.

“Ten cuidado con la Toxoplasmosis y toma leche semidesnatada” dice. “Yo tomo entera” le digo. “Pues cámbiala porque puede hacerte engordar” dice. “Es que no como carne y la grasa de la leche creo que es beneficiosa” digo. “Bueno, pues intenta comer carne y cambia la leche a semi” dice. Ahora como carne, pero sigo tomando leche entera.

Tras el diálogo de [email protected] volvemos a los formularios. “Tus siguientes citas son éstas. Si tienes sangrados o dolores vienes a urgencias de inmediato. Te deseo lo mejor. Aquí tienes este CD” y me regala un CD patrocinado por una gran industria farmacéutica. En él encuentro consejos para dormir al bebé, para asearlo, etc., y una página web. Voy a la web y encuentro un sin fin de calendarios de embarazos, foros para padres y madres sobre sus [email protected], información sobre pandemias y precauciones, y algunos consejos útiles entre mucho sensacionalismo. Si te registras en la página te envían un neceser de regalo para recién nacido consistente en cremas y ungüentos de la farmacéutica, que no sirven para nada al bebé y que sólo pueden irritarle.

“Toma ácido fólico y yodo durante los primeros 3 meses. Tu médico de cabecera te prescribirá un compuesto nuevo que lo tiene todo” dice. Mi médico me receta luego el ácido fólico y para el yodo me recomienda que use sal yodada. Dice que eso del compuesto es una nueva pastilla que no tiene mucho sentido puesto que el yodo necesario se absorbe por la sal.

Vuelvo a casa y juego con mi hija.

Artículos relacionados:

One thought on “La primera visita a la comadrona

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja tu comentario