Más semanas en un embarazo consciente

Aún no he decidido qué grupo de comadronas me gusta más. Esperaré a los primeros análisis. He descartado [email protected] porque no respetaban mi idea de nacimiento natural, de necesidad de proximidad, de familiaridad. Quiero dar a luz con gente que conozca, tranquila, serena, sin sorpresas en cuanto al entorno se refiere.

En la zona donde vivo la Seguridad Social no cubre los nacimientos en casa, tiene que ser privado. Pero también pasa en la zona donde vivo que las mujeres recibimos una subvención al dar a luz. Eso cubrirá los gastos de pagar el nacimiento de forma privada. Para que te hagas una idea, vivo en Madrid, España, el gasto del nacimiento oscila entre los 1300 y 1800 euros (algunas comadronas piden 2500). La ayuda gubernamental tras el nacimiento es de 2500 euros.

Aunque es más caro comprar un coche o viajar en verano quince días, y este nacimiento es único, como todos los nacimientos del mundo, es una pena que cueste dinero. Es mi derecho y el de mi bebé el dar a luz en nuestro hogar. Desde el punto de vista gubernamental ahorraría mucho dinero a la Salud Pública, los hospitales estarían tranquilos, nada masificados, se atendería correctamente y con tiempo a los verdaderos casos que lo necesiten, a las situaciones especiales, los nacimientos de riesgo, etc. Pero de momento no interesa a políticos ni instituciones. Ni por supuesto a las grandes multinacionales que fabrican máquinas médicas y otras tecnicidades.

Mientras la lucha sigue. Como dice Amy Romano, el día que veamos la actitud en los obstetras y políticos que refleje la normalidad del nacimiento, habremos “recolocado las sillas en la cubierta del Titanic”. Hay un largo camino por recorrer, pero no hay nada que no pueda hacerse. Las primeras responsables somos las familias, las mamás, los papás: el nacimiento, el embarazo, la crianza son procesos naturales, íntimos y que merecen respeto.

Cuando un hombre y una mujer se unen y engendran lo hacen de esa forma esa vez, no antes ni después, y ese embarazo y ese bebé es único. Y su nacimiento. Un@ sólo nace una vez. Y todo ser humano tiene el derecho de nacer bien, rodeado de amor y respeto.

Artículos relacionados:

Deja tu comentario