El colecho, ¿debo dormir con mi bebé?

Mamíferos

Todos los mamíferos de tierra duermen con sus crías hasta que estas son independientes. ColechoLos humanos somos mamíferos de tierra y aunque culturalmente y tecnológicamente hemos “evolucionado” mucho, nuestra carga genética no va tan deprisa. El bebé tiene reflejos heredados de nuestros ancestros: cierra sus deditos de las manos o los pies cuando apretamos la palma (miles de años atrás nos serviría para agarrarnos y probablemente trepar), succiona sin parar durante sus primeros meses de vida (el ejemplar que succionaba más y mejor era el que sobrevivía, el que no, moría), en bebés de madres no drogadas durante el nacimiento se observa como estos se arrastran literalmente hasta el pezón durante sus primeras horas de vida buscando sustento (aunque la madre estuviera enferma las crías humanas estaban diseñadas para buscar su alimento incluso en esas primeras horas)…

Del mismo modo, y puesto que los humanos tenemos además sentimientos, la cría humana necesita el contacto directo durante el día y la noche para crecer sano emocionalmente. El bebé percibe a través de ese contacto protección, amor y seguridad. Un bebé amado crece independiente y sano. ¿Por qué entonces, si es una característica genética contra la que no podemos luchar y, si sabemos que las consecuencias de forzarlos a ser independientes antes de tiempo les ocasionan numerosos trastornos emocionales, miedos y fobias, les dejamos dormir solos?

¿Desde cuándo no?

Los humanos occidentales dormíamos con [email protected] [email protected] (al igual que siguen haciendo numerosas culturas) hasta el siglo XIII, cuando la Iglesia Católica comenzó a recomendar que las mamás no durmieran con sus bebés, especialmente si estos eran varones. La razón dada era el riesgo de aplastar al bebé mientras se dormía. La razón no dada probablemente en aquella época era el riesgo de “feminizar” a los bebés en exceso.

Durante los siglos XIV y XV aparecen las cunitas y otros accesorios diseñados para separar a la madre de su bebé cada vez más temprano. Tras la Revolución Industrial en el XVIII aparece la noción de “malcriar” y las madres son adiestradas para no coger mucho a sus bebés para no criar monstruos en el futuro (cuando es justamente todo lo contrario).

En el siglo XX los nacimientos en occidente se realizan casi exclusivamente en hospitales, donde se habilita incluso una sala para que los recién nacidos estén separados de sus madres nada más nacer por “riesgo a las infecciones”. Son los llamados “nidos”. El boom de la leche artificial además facilita que las madres no den el pecho, lo que provoca que no produzcan Oxitocina, la hormona del amor, por la cual la madre quiere estar próxima a su bebé constantemente.

En los años 50 aparecen las teorías de los “especialistas” que sugieren que el bebé debe llorar solo, debe dormir solo y debe ser adiestrado cuanto antes mejor para un desarrollo firme. Curiosamente estas teorías infundadas en la evidencia a largo plazo, han llegado a nuestros días. En ellas el adulto sabe lo que el bebé necesita y se lo impone, le guste a este o no. Cada bebé es potencialmente monstruoso si no se le “endereza”. Las consecuencias de esta crianza están a la vista: adolescentes con problemas, carencias afectivas, dependencias de sexo, drogas, etc.

El poder de la evidencia

La evidencia muestra, a pesar de nuestros “avances” culturales e históricos, que los bebés que están junto a sus progenitores, en contacto directo, llevados en brazos o colgados durante el día, amamantados a demanda, dormidos abrazados por su madre o su padre durante la noche, crecen más independientes, más sanos emocionalmente y no se “malcrían” en absoluto, sino todo lo contrario: una vez que cubren sus necesidades ancestrales de protección y amor, salen al mundo preparados, con una autoestima firme y clara.

¿Qué más necesitas saber para dormir con tu bebé?

Foto: Flickr

http://www.flickr.com/photos/wwarby/2404643543/

Artículos relacionados:

3 thoughts on “El colecho, ¿debo dormir con mi bebé?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Me gusta mucho tu articulo, ojala lo pusieran en practica mas personas. Solo te falta hablar sobre el placer inmenso que se siente al despertarte al lado de tu hijo, cuando aun duerme y verle esa carita y escuchar esa respiracion suave.

    Nosotros hemos pasado por diferentes etapas. Los ruidos y continuos despertares de recien nacido, molestaban mucho a mi pareja, asi que nuestro bebe durmio desde muy pronto en su habitacion. Aunque debido al amamantamiento, yo pasaba gran parte de la noche con el.

    Cuando se hizo un poquito mayor, le pasamos su cuna al lado de nuestra cama, una maravilla! Y a los 2 anyos y medio, le pasamos a su camita, pero si se despierta en mitad de la noche y viene a nuestra cama, le dejamos con nosotros.

    Lo que haremos ahora con el segundo no sabemos todavia, poner una cama gigante? jaja

    O si los 2 ninyos duermen juntos, es tambien colecho?

  3. [email protected] tenemos instaladas todas las camas juntas, para que podamos dormir entre [email protected] retoñ@s. Es importante que estés tú o tu marido con [email protected] los primeros años porque sois [email protected] y no el/la [email protected] quien puede ofrecer los cuidados y mimos que precisan. Además si el/la pequeñ@ es un bebé no es conveniente dejarle con [email protected] niñ@ por razones de seguridad. Luego cuando crezcan a lo mejor os echan de su habitación y os tenéis que buscar otro sitio! 🙂 [email protected] niñ@s piden dormir solos con el tiempo, [email protected] con sus [email protected]…Lo importante es que sea decisión suya y que tengan todas las opciones a su alcance.

Deja tu comentario