El Cuerpo de la Placenta

América y Europa

En determinadas zonas de América y Europa se come la placenta tras el nacimiento porque se cree que tiene propiedades nutritivas inigualables para la madre y su bebé, y el comerla es tan natural como la propia lactancia. En zonas del norte de California y el Reino Unido tras el nacimiento se celebra la “Placental Party” donde la placenta es compartida y cocinada para familiares y amigos.

La mayoría de los mamíferos comen la placenta tras el nacimiento de sus crías, curiosamente incluso herbívoros.

Sociedad “avanzada”

En nuestra sociedad la creencia generalizada es que la placenta es un órgano inútil y desechable (no tanto para las farmacéuticas que se las rifan por su capacidad regeneradora) y que con una buena alimentación no es necesario comer placenta tras el nacimiento.

La ingesta de placenta proporciona altos niveles de hierro, vitaminas, hormonas…(algunos defienden que evita las depresiones posparto), estimula la contracción del útero, la lactancia y previene hemorragias

“La ingesta de placenta tras el parto estimula la lactancia y previene el riesgo de hemorragia”

Incongruencias

En nuestra sociedad la ingesta de placenta puede ser considerada canibalismo. Es curioso: degustamos con placer carne procedente de provocar la muerte a animales pero nos da asco y tenemos infinidad de prejuicios hacia la carne propia que da vida.

Afortunadamente el ser humano tiene la libertad de elección, aunque [email protected] la pierdan en el camino, y han aparecido incluso empresas que encapsulan placenta para que pueda digerirse en forma de pastillas. Algunas de estas empresas recomiendan guardar cápsulas para la menopausia.

La medicina tradicional china usa la placenta seca, en polvo. Parece ser que se puede secar de forma casera en el horno y luego hacer polvo en un mortero y guardarla y usarla como si fuera una especia. Hay mamás que lo han hecho.

Algunas matronas y ginecólogos ofrecen a las mamás y papás la posibilidad de preparar un trocito de placenta cruda tras el nacimiento ([email protected] la tomamos en forma de zumo, mezclada con frutas y estaba buenísima).

También puede tomarse cocinada como he comentado arriba, en las Placental Parties. Hay muchas recetas disponibles en la red.

Otros alternativas

Del mismo modo se puede hacer patrones en papel con la placenta, imprimir su silueta para la posteridad, enmarcar, darle un toque artístico.

Si decides enterrarla no plantes nada encima hasta que no pase por lo menos un año ya que la placenta es tan rica en nutrientes que puedes quemar el árbol o planta que plantes.

[email protected] elegimos un árbol que ya existía, que era milenario, y además enterramos lejos, por si acaso.

Hicimos del acto una ceremonia preciosa.

Tierra y cielo unidos.

Foto: Flickr

Artículos relacionados:

One thought on “El Cuerpo de la Placenta

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja tu comentario