La vuelta al cole

Regreso. Siento la tardanza. No ha sido por ganas.

Ha sido un verano intenso, cargado de aprendizajes, y no lo digo por las niñas.

Lo digo por mí.

Como bien sabéis no era partidaria de escolarizar a mi hija antes de los seis años y, tras los seis años, tampoco veía la necesidad de entregarla a un centro educativo. La lógica y la intuición, además de la experiencia en otros países, me hacen pensar que no es una buena idea.

Además habíamos decidido que nuestra familia es y será una democracia participativa, esto es, que cada un@ toma sus decisiones libremente siempre que respete a [email protected] demás.

En este contexto Iris empezó a repetir durante el verano: “mamá, papá, quiero ir al cole”.

Para socializarnos en verano en el lugar donde vivimos debemos acudir a un parque cercano o a la piscina municipal. Tanto en un sitio como en el otro [email protected] [email protected] [email protected] van o van a ir al cole del pueblo. Iris ha jugado con [email protected] sin parar. Además hay numerosas canciones infantiles que hablan del cole, numerosas referencias en todas partes… ¿cómo no va a querer ir al cole?

He aquí el dilema de [email protected], [email protected] padres y madres: ¿seguimos la lógica y nuestro empeño de proteger a toda costa la autoestima y creatividad de Iris? ¿o dejamos que ella misma sea la que decida cómo cuidarla y fomentarla, siendo meros espectadores del proceso?

Cuando era un bebé era fácil: decidíamos por ella. Ahora tiene sus ideas, sus ganas y sus empeños. Nuestra labor es protegerla, hacer posible su desarrollo íntegro, pero no imponer nuestros criterios. Y la línea que separa una cosa de la otra es muy delgada.

Quedamos con [email protected] [email protected] educadores, profesores dedicados a la enseñanza pública que sabían de nuestras pocas ganas de enrolarla en el sistema. Les comentamos nuestras dudas y abrimos las orejas a sus respuestas, lo que no siempre es fácil cuando tienes las ideas tan claras, o eso crees.

La apertura auditiva fue enriquecedora, como siempre que un@ decide contemplar otros puntos de vista.

Las frases que recuerdo como más impactantes fueron:

  • en el cole la enseñanza más valiosa no es leer o escribir, es relacionarse, sobrevivir en el que va ser su medio
  • las madres y los padres deben velar por sus [email protected], [email protected], pero no olvidar sus orígenes, de dónde vienen, en qué contexto viven y se desarrollan
  • el mejor cole es el que está más cerca de casa
  • la integración es el logro más importante de la escolarización

¿Me hubiera gustado encontrar a muchas familias con las mismas inquietudes cerca con las que “hacer piña”? Sí. Las busqué, pero no encontré.

¿Me hubiera gustado que una vez abocados a la escolarización, el cole más cercano hubiera sido innovador y respetuoso con la individualidad, las artes, etc? Sí. Busqué, encontré, pero además de lejano tenía sus directrices de aprendizaje. El ser “alternativo” no quiere decir que no esté “enfocado” de determinada manera.

¿Me hubiera gustado que Iris hubiera preferido estar conmigo y aprender a mi lado? Sí.

Iris va al cole público al lado de casa.

La educadora, Virginia, es un encanto, alguien que escucha, respeta y comparte, y a quien Iris adora. El cole es grande y con pocos medios se hacen muchas cosas. Los profes se enfrentan a la falta de medios y a la masificación como bien pueden. Y reconozco que [email protected] lo hacen bien, con tesón y dedicación.

Como lo público parece estar mal de fondos, y la Educación es siempre una de las golpeadas por cualquier sinrazón política, las madres y padres hemos hecho cooperativa para comprar material, y nos hemos asociado en el AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos) para poder elevar la voz de [email protected] [email protected] en consejos escolares y otras reuniones.

Mientras Iris comparte sus mañanas con Virginia, [email protected] nos encargamos de hacer la ida y la vuelta felices, en bici, y de preparar las tardes.

Las tardes siguen siendo familiares, e Iris colabora en familia como lo ha hecho siempre, aportando y recibiendo.

Ahora tiene infinidad de [email protected], se siente integrada, habla de “su cole” a cualquiera que le pregunta. Se siente orgullosa de ella misma y de lo que consigue. Mantiene su “familia alternativa” pero se relaciona con el cole de toda la vida.

Dice el proverbio africano que para criar a un niñ@ hace falta la tribu entera.

¿Me gustaría que mi tribu fuera de otra manera? Sí.

Pero no lo es. Desde dentro puedo cambiar las cosas. Iris también. En las clases, en la crianza, en la lactancia, en el AMPA, con [email protected], yendo en bici… buscamos caminos distintos.

Desde fuera de mi tribu sólo estoy fuera.

Os iré contando.

Artículos relacionados:

14 thoughts on “La vuelta al cole

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Ánimo y enhorabuena Raquel! Por implicarte tanto en la educación de tu hija respetando sus deseos. Y estupendo el cole público al lado de casa, el AMPA y la bici… 😉

  3. Hola Raquel,

    Que gracia lo de Iris. A nosotros nos ha pasado igual, teniamos claro que no queriamos que fuera al cole, pero el ha elegido ir porque sus amigos hablaban sobre el. Aqui en Irlanda es playschool a los 4 anyos, y son 3 horas al dia. Se dedican principalmente a jugar y eligio ir al playschool donde va su mejor amiga A.
    Hablamos con la profesora y le dijimos que el iria cuando le apeteciera, que no le ibamos a obligar el dia que no quisiera ir. Les pedimos que no le obligaran a nada que el no quisiera hacer. Y lo entendieron.

    Sin embargo y despues de haberlo meditado mucho y bien, el proximo anyo que empezaria primaria, no le vamos a llevar, aunque el lo pida. Le vamos a proteger de ese sistema que no nos parece correcto. Es como si nos pide golosinas y no se las damos, lo hacemos unicamente por su bien, a pesar de que el lo quiera.

    Hemos escuchado muchas historias, pero la ultima y definitiva ha sido la de unos amigos que tambien viven aqui. Su hija empezo el cole este pasado septiembre, y parece ser que eligen cada semana al “mejor” alumno. Bueno, pues no la eligieron a ella y estaba totalmente destrozada, una criatura de 5 anyos! Y que dijo a sus padres? Pero si he hecho lo que me pedian, he estado quieta, callada y me he portado bien! Una ninya de 5 anyos que deberia aprender mientras habla, se expresa, juega y salta?! Pues no, no nos parece correcto. Menuda patada emocional!

    Quizas algun dia Iris diga que no le gusta, aunque si va contenta, sera que la hacen sentir bien, no?

    Un abrazo!

  4. Hola Raquel, yo de momento no tengo hijos (ni en proyecto) pero el tema de la educación es algo que me preocupa enormemente. No entiendo como los padres de hoy en día no ponen el grito en el cielo con la educación que se está actualemente dando en los colegios y comprendo tu inquietud (a mí me pasaría igual). Pero si es cierto, no hay nada mejor para un niño que estar y relacionarse con otros niños de su edad.
    Recuerdo que, hace unos años cuando todavía iba al instituto ví un reportaje sobre padres que enseñaban ellos mismos a sus hijos y no los llevaban al colegio, en aquel momento me pareció una barbaridad, hoy en día no tanto….
    Ya me han contado que la panificadora echa humo, seguro que ya eres toda una experta ;-). Besos

  5. Guapa, en eso estamos nosotros el año que viene. Ya te contaré. Qué se pueden cambiar las cosas desde dentro? vaya que sí! (te leo en casa, Catu duerme)

  6. Hola Lucía! qué alegría leerte! A mi también me parecía impensable casi todo lo que hoy hago con las niñas…lo que hace el informarse de las cosas, ¿verdad? Ójala desde dentro del cole se puedan cambiar algunas realidades. Muchos besos a los 2 (ahora mismo voy a ponerme un pan en vuestro honor 🙂 )

  7. Hola, comprendo como os habreis sentido en ese proceso de búsqueda, mi hijo cumple en diciembre tres años, en principio no hará preescolar, no paro de buscar alternativas: crear una escuela alternativa tipo Montessori, emplearme como monitora de artesanía para que mi hijo se socialice a mi lado, buscar personas semejantes a mí… es desesperante, es tan claro para mi que la escuela es antiniño!!!!, es tan evidente que lo único que se pretende es domesticar al niño!!!!!, es tan gráfico que la escuela es el primer paso para hacerlo parte del engranaje del sistema…. Mi pequeño aun toma teta y no quiere separarse de mí, hemos conocido una monitora de música amable que nos permite el contacto visual con el pequeño mientras él se divierte, de este modo se siente seguro. El año que viene tal vez vallamos a una pequeña escuelita creada por un grupo de padre y madres empeñados en respetar la libertad de los pequeños, para ello habrá que cambiar de residencia… en fin… habrá que ser optimistas, estoy segura que los niños/as son lo que ven en casa, la escula, los parques, los amigos influyen, pero yo creo que los cimientos de la personalidad humana se forjan en casa.
    Animo a todas las personas que luchan por inventar un mundo más amable para sus hijos y los hijos de los demás

  8. Qué bien contado el proceso por el que llegaron a la decisión!!!
    Enhorabuena!!!
    Muchas gracias, un abrazo, este blog siempre es un placer!!!

  9. Pingback: Revolución y no Evolución - Babog.org

Deja tu comentario