Cuando el bebé nos deja

Es un tema que siempre evado: la pérdida del bebé, el dolor de asumir que no será. Nunca he sabido enfrentarme a la pérdida definitiva, porque quizá nadie nos enseña, nos guía.

Cuando además nos referimos a la pérdida de un hijo, especialmente ahora que soy madre, me negaba a asumir algo así. Nunca deberíamos enterrar a un [email protected]

No se asume, no se lucha. Se acepta y se vive. Con todas sus connotaciones.

Hoy quiero escribirte sobre ello y lo hago en honor a todas esas familias que pierden en su camino.

Tanto si es de forma natural, como si no lo es, perder a un bebé siempre es traumático.

Casi [email protected] conocemos a alguna pareja que ha perdido a un bebé o lo hemos vivido, ya sea durante la gestación, o en el nacimiento o tras él.

Durante las primeras semanas, las pérdidas de bebé se suelen subestimar como un “todavía era muy pronto”. El no conocer al bebé, o al grupo de células, como quiera llamarse, parece que impide que la pareja pueda sentir pérdida tras su muerte. Y eso no es verdad.

Como una buena amiga y madre me decía hace unos días “todo lo que vive puede morir, la vida implica muerte”. Qué verdad es. Y cualquier muerte es pérdida irreparable, de un proyecto de vida, de sueños… No hay muertes pequeñas o grandes.

Mi primera experiencia como doula fue precisamente acompañando a una familia que tuvo que alumbrar a su hijo muerto. Y aún así, a pesar del dolor, vivieron su experiencia de forma positiva, enriqueciendo, aprendiendo y cuidando con esmero cada minuto de esos días. Tuvieron un nacimiento precioso y la oportunidad de abrazar a ese bebé.

¿Cómo se vive un duelo? ¿cuál es la mejor forma? Yolanda es amiga y Psicóloga especializada en Duelo y a quién he preguntado muchas veces ¿cómo se hace?. La experiencia de Yolanda y su sensibilidad hacen sus consejos sabios. No es sólo Psicóloga: Yolanda es una de esas manos amigas que encuentras en tu camino.

En su interesante página, http://www.psicologíacrecimientopersonal.es nos habla de esta forma de dolor, además de muchas otras cosas. Aquí tienes el enlace al artículo que dedica a [email protected] [email protected] de Babóg:
Porque te quiero, mi bebé bonito

No dudes en ponerte directamente en contacto con ella si necesitas más información o guía. Yolanda puede ayudarte.

Si has perdido a tu bebé y tienes la oportunidad (y te apetece) toma fotos, las huellas de sus pies y manitas, un poquito de su pelo… Vive esos momentos con sinceridad y plenitud: no hay nada de lo que sentir vergüenza. Guarda ecografías, las hojas de tu diario… lo que te permita guardar esa memoría del tiempo. Si quieres, siempre si quieres. La dulzura inundará esos momentos y los mantendrá.

Vivamos el dolor como vivimos la alegría. Es la única forma de afrontarlo de forma sana.

Quiero aprovechar además este artículo para hablarte del Dietilestilbestrol, un estrógeno sintético que se recetaba de manera casi habitual a las mujeres embarazadas entre 1965 y 1975, para prevenir los abortos durante el primer trimestre.

Como muchas otras intervenciones y medicamentos que se usaron, se usan y se usarán sin probarse lo suficientemente (las pruebas en embarazadas no son éticas), este medicamento se lanzó al mercado y se utilizó hasta que se pudieron probar las consecuencias 10 años después (lo que es, a mi modo de ver, aún menos ético).

Este producto se retiró del mercado en el año 1975 (tras hacer ricos a sus negociantes, supongo), cuando se descubrió que las niñas que habían estado expuestas al mismo en el útero de su madre podía presentar posteriormente ciertas anomalías en el aparato genital, anomalías responsables de esterilidad, abortos espontáneos durante los dos primeros trimestres del embarazo, una tasa de embarazos extrauterinos superior a la media, un riesgo de parto prematuro multiplicado por dos y un significativo riesgo de padecer cáncer del cuello del útero.

Si naciste entre el 65 y el 75 y eres niña, pregunta a tu madre si tomó este medicamento durante tu gestación. Puede que te aclare muchas dudas.

Imagen por: Butterfly in Flight

Artículos relacionados:

2 thoughts on “Cuando el bebé nos deja

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: LAS VOCES OLVIDADAS: los bebés no nacidos y sus familias hablan | El Blog Alternativo

Deja tu comentario