Revolución y no Evolución

Desde que publiqué el artículo “La Vuelta al Cole” he recibido numerosos comentarios. “¿No es contradictorio lo que dices? ¿por qué no buscas una escuela alternativa? ¿por qué no se queda en casa?”

He pensado que mis respuestas podrían interesaros y por eso escribo este artículo.

Si. Es contradictorio. Predicar que el cole no es bueno y meter a tu hija en uno es como juntar blanco y negro.

Desde que nació, ella me ha marcado el camino. Su tendencia natural era a mi pecho, a mis brazos, a mi amor. Y me entregué a esa demanda, muy a pesar de [email protected] Ahora leo en todas partes que hasta los 6 años no socializan y ella va y lo hace. Con mucha fuerza. Pareciera que prefiere pertenecer a un grupo ajeno a casa más que estar en ella. Su entorno lo ha propiciado. Y yo, he cedido de nuevo a esos deseos.

A las 2 llega a casa todos los días y desde ese momento en que la recogemos hacemos nuestro día en familia, donde puede estar de pie y no en un pupitre, donde se priman sus sentimientos por encima del deber, donde se comparte y se descubre según nos apetece y no según lo que toca, etc.

Pero, sí, he hecho cosas más coherentes en mi vida y ésta se puede mejorar. Sigo en búsqueda de un grupo de [email protected] que tengan a padre o/y madre para poder hacer cosas en grupo. Pero no es fácil. El modelo “familiar” que impera implica padre/madre trabajando de manaña a noche y [email protected] en alguna otra parte. Da igual la edad.

Iris en casa os aseguro que no quiere quedarse, no si no hay más [email protected] Le preguntamos todas las mañanas. Es un orgullo tener una hija tan segura de si misma 🙂 Ahora parece que va saliendo la idea de Asociación participativa: un grupo de madres/padres y [email protected] que podamos tener local, realizar actividades, cubrir formación, etc. Ójala [email protected] se animen y seamos un grupo fuerte y grande.

Os iré contando. De momento vuelve a haber ilusión, que no es poco.

En cuanto a las escuelas alternativas, ya os comenté lo que pensaba, casi siempre suelen ser mejores que las tradicionales: menos [email protected], menos presión curricular, más cuidado… Es curioso como, no obstante, la motivación del profesorado no tiene por qué ser mejor. Me llevo las manos a la cabeza del horror cuando leo cómo un precursor de las llamadas Escuelas Bosque en Madrid cobra incluso por reunirse un día preliminarmente con los padres [email protected] en su formación.

Si queremos un mundo distinto para [email protected] [email protected], los educadores y los padres tenemos mucha responsabilidad en eso. Y hay que dar ejemplo: de pasión, de ganas, de confianza, de altruismo. Vamos a ser serios y a enseñar otros valores, sean o no alternativos.

Tuve la fortuna de encontrarme con un grupo de padres/madres que educan en casa y fue todo un placer. Gente abierta, respetuosa y con muchas inquietudes, cada un@ distin@ del otr@, pero [email protected] bien avenidos. Esa es ya la mejor enseñanza.

Yo acabo de dimitir de mi puesto en la AMPA del cole (Asociación de Madres y Padres de Alumnos) porque en la junta directiva no se respetaban ni siquiera las decisiones acordadas colectivamente en asamblea. ¿Cómo vamos a cambiar este mundo, a [email protected] [email protected], si damos ese ejemplo, si tenemos esos valores?

Discrepo con quien pregona que dentro del centro escolar se pueden cambiar cosas, o mejor dicho, cambiar se pueden cambiar, pero hace falta, como dice Ken Robinson una “Revolución, no una Evolución en Educación”.

Revolución.

Y para revolucionar los padres/madres no sólo no tenemos voz, sino que [email protected] padres/madres no tienen ni siquiera las ganas de hacerlo. Mejor lo malo conocido…

Y entre [email protected] profesores hay quien tiene ganas, hay quien no, pero [email protected] funcionan dentro de un marco que ya no tiene sentido, que no funciona.

De 3 a 6 años sigo erre que erre: lo mejor es quedarse en casa con papá y/o mamá. Y para eso hay que estar fuera de ese modelo antifamiliar que sigue fomentando que ambos trabajemos como locos para consumir más. Nunca es suficiente. Consumes según ingresas y cuánto más ingreses mejor, porque más puedes consumir.

En la cruz de la moneda, no nos vemos el pelo y, cuando lo hacemos, estamos tan cansados que quedan pocas ganas de estar [email protected], de participar, de soñar, de amar. La crianza es una carga, que curiosamente asumimos sin parar,y nuestras vidas están basadas en un futuro, que es una ilusión. Ahora sólo hay presente, que se lo digan a Eckhart Tolle. Vivamos este feliz presente. Paremos tanta alienación.

Y se echan en falta familias con las que compartir, con las que salir a jugar, con las que descubrir. El 90% están o trabajando o en la escuela.

Y también se echan en falta familias que no tengan las ideas tan claras, es decir, que sean abiertas al cambio y la mejora, sin necesidad de ir en contra.

Y sobre todo que sean respetuosas. Cada un@ somos [email protected] y si podemos mezclarnos y enriquecernos mejor que mejor. Y tanto [email protected][email protected]” como [email protected][email protected]” a veces somos cerrados de casco, y no toleramos nada distinto. [email protected] parecemos llevar la razón. Unos siguen la corriente. [email protected] [email protected] parecen hacer las cosas justo en “contra de lo corriente”. ¿Se puede encontrar el término medio ese? como diría Aristóteles, con otras palabras, seguro. ¿Es posible sacar provecho de lo existente y mejorarlo? ¿o hay que volver al Medievo para ser sostenibles? Pañales que se lavan, nada de electrodomésticos, etc.

Abramos nuestras mentes. Recordad que sirven a éste nuestro paso por la vida, y no al contrario.

Respecto al cole, como se dijo en el primer Global Education Forum, “es la escuela del siglo XIX para [email protected] del siglo XXI”.

Lo que valía ya no vale y lo que va a valer dentro de 5 años en este mundo cambiante no lo sabemos. Mejor que [email protected] [email protected] estén [email protected] con autonomía, autoestima y amor. Eso siempre ha valido y vale.

Es la enseñanza más valiosa, la que perdura pase lo que pase.

Lo demás está disponible en Internet. Es la era de la información.

Os dejo algunas conclusiones de Global Forum Education que se celebró hace unas semanas. Patricia nos envía este interesante enlace/resumen:

http://comunidadescolar.educacion.es/880/report1.html

Aunque seguro que podéis encontrar en la red mucho más.

Luis estuvo allí (http://www.elartedelamemoria.org) . Espero tus impresiones y algún articulo, que este blog te echa de menos.

Mucho amor para [email protected] y feliz fin de semana. No digáis que esta semana no he escrito 🙂

Imagen por: oooh oooh

Artículos relacionados:

2 thoughts on “Revolución y no Evolución

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Hola, me gusta mucho lo que has escrito y lo comparto al cien por cien, nuestros hijos vienen y nos echan abajo nuestros esquemas. Tienen su propia esencia y el aprendizaje está en escucharlos y respetarlos, tanto si prefieren quedarse en casa (siendo lo que nosotras creemos mejor para ellos) como si nos piden a gritos: Mamá yo quiero ir al cole!
    Mi hijo, siempre ha estado conmigo, ha tenido mamá a tiempo completo desde que nació, teta, colecho, brazos, amor y respeto..pero él también quería ir al cole,empezó este Septiembre, cumplió 3 añitos en Noviembre pero le encanta ir, nunca me dice que no, quiere estar con otros niños, y le encanta su seño, aprender otras canciones, y tambien pintar y hacer todo lo que hace allí….en fin, él feliz, todos felices…por qué no? todos nos son iguales.
    También valoramos entre un grupo de madres y padres, una asociación de crianza que cubriera esto, el contacto con otros niños y aprender valores como compartir, etc…pero no salían las cuentas para pagar a esa persona que estaría con ellos,local, etc…la escuela alternativa sí, pero suponía 2 horas en coche cada día…un tiempo precioso que disfrutamos juntos en casa o por ahí y mira la final, cole convencional,muy cerquita de casa y ya te digo, mi hijo está encantado y yo feliz de verle crecer y con el resto del tiempo para disfrutar juntos.
    un abrazo

Deja tu comentario