¿Y tú qué imagen tienes?

Las mujeres, las parejas en esta sociedad industrializada, llegamos ante el nacimiento de un bebé con un profundo desconocimiento de cómo es un nacimiento natural. [email protected] no hemos ni siquiera presenciado el nacimiento de un animal. Nuestras únicas referencias son libros, internet, la televisión y lo que nos cuentan [email protected] y [email protected]

Cuando llegamos al embarazo nos sobra información de todas las mil y una complicaciones que se pueden presentar, de lo doloroso que es, de lo traumático que es, de lo vigilado que debe ser todo el proceso, de que no hay ninguna responsabilidad en el proceso que pueda ser asumida por la pareja… Y cedemos poderes, nos entregamos. Estamos en general [email protected] para ser padres. Usamos más tiempo en buscar el “perfecto” regalo navideño que en buscar la verdad sobre [email protected] [email protected]

La culpa de esta visión distorsionada de la realidad la tiene nuestro entorno, nuestra educación, lo que vemos, oímos, sentimos desde que nacemos.

Nuestra sociedad no sólo desconoce en su mayoría cómo nace un bebé y cómo se cría de forma natural sino que además hace todo lo posible por evitar que salga a la luz la verdad.
Y la verdad es: nacimientos y crianzas sin dolor, sin llantos, con placer, con amor…

Leyendo a Tiffany L. Holdsworth, he llegado hasta un interesante estudio publicado en 1997 sobre la influencia que tienen los medios de comunicación sobre lo que es o no el nacimiento de un bebé.

Sarah Clement estudió 92 nacimientos emitidos por la televisión británica en el 93. En ellos:

  • 4 bebés y 1 mamá morían,
  • 5 bebés y 4 madres ponían en grave peligro sus vidas durante el nacimiento,
  • En 22 de 58 nacimientos mostrados, el nacimiento era rápido e incontrolable.

Ina May Gaskin ya advertía en los 70 la imagen que la televisión daba sobre los nacimientos en Estados Unidos. En su libro Ina May´s Guide to Childbirth denunciaba que la televisión comercial usaba el sensacionalismo y los peligros para ser más vista. Cuando el nacimiento de un bebé era representado en películas y otros programas no reales, casi siempre estaba unido a un proceso judicial, a una muerte, al dolor extremo, a la sangre y al descontrol de la situación.

En la ficción los nacimientos son tan rápidos e impredecibles que la madre normalmente no tiene tiempo de avisar o buscar un lugar tranquilo. “Un minuto el personaje está cepillándose el pelo o disfrutando de una cena en un restaurante y en la siguiente escena se pone de parto con una fuerza abrumadora y hay que trasladarla inmediatamente a un hospital para que le libren de él”, dice irónicamente Ina May.

Las mujeres que llegan ante el nacimiento de un bebé en nuestra sociedad acomodada, y sobre todo aquellas que lo hacen una primera vez, han aprendido cómo es a través de los medios de comunicación, de lo que han escuchado, y de lo que leen aquí y allá (la prensa generalista, y las revistas de kiosco, son normalmente igual de comerciales y sensacionalistas que la televisión).

A eso se une que [email protected] profesionales de la salud que diariamente atienden nacimientos, no han visto en su vida uno natural, sin intervenciones ni situaciones especiales, con lo que la información que pueden dar al respecto es poca o ninguna. Un bebé sano que nace de mamá sana tiene muy poco tanto por ciento de posibilidades de terminar siendo o intervención o situación especial, ¿por qué no nos preparan y nos dejan desarrollar lo más común, esto es, un nacimiento natural?

Hace falta empeño, ganas de informarse y de salir de lo cotidiano para encontrar cómo es de verdad dar a luz a un ser humano.

Observa a los animales, mira cómo dan a luz y encontrarás parte del camino a recorrer. Y huye de aquellos que te cuenten lo malo y doloroso que es. Si es tan horrendo… ¿cómo es que estás embarazada? ¿crees que un acto de amor concluye en algo tan traumático y espantoso?

Hazte un favor y apaga la tele. O enciéndela sólo cuando haya algo que te interese, y si encima es serio y real mejor. En general vivirás mucho mejor.
Puesto que la información sobre lo malo está en todas partes y la tienes grabada en tu subconsciente, busca información sobre lo bueno, para poder hacer tu propia visión crítica del asunto y contrarrestrar todos esos años de bombardeo negativo.
Busca, lee, araña información sobre testimonios, vídeos, libros positivos que hablen de los nacimientos naturales, de lo bonito que es nacer. Usa métodos de preparación que limpien ese subconsciente (http://www.hypnobirthing.es) . Sal al terreno de juego a ganar el partido, no a perderlo.
Cuando vas a la compra, ¿haces una lista de lo que quieres comprar o de lo que no quieres?

Basta ya de tanta negatividad y tendencia oscura. Salgamos a la luz. Es más sano y además es la verdad. Lo otro es manipulación. El uso del miedo para cubrir los intereses de [email protected]

Si te preparas para lo que quieres tienes muchas más posibilidades de alcanzarlo. Si te respetas y respetas a tu bebé todo será más fácil y feliz.

Tu bebé trae su propio libro de instrucciones porque cada bebé es único, y sólo tú sabrás lo que necesita o no tu bebé. Lee a tu bebé. Sintoniza con él/ella. Durante el embarazo, el nacimiento y tras él.

Si consigues lidiar con el temporal mediático, con [email protected] que no están [email protected], si alejas el MIEDO de ti, si escuchas tu intuición entonces lo harás estupendamente, y además notarás la diferencia en muchos otros aspectos de tu vida.

Aleja el miedo.

Usa el Amor.

Lee tu cuerpo y el de tu bebé.

Cambia el chip.
Ya estás en camino.

Imagen de: Brian Forbes

Artículos relacionados:

10 thoughts on “¿Y tú qué imagen tienes?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Este post me encanta Raquel…me siento, tan, tan identificada. Son como palabras de mi mente, pero tan bien explicados los sentimientos, las emociones…que me llegan al corazón. Un beso

  3. Totalmente de acuerdo en todo.
    Vivimos en una sociedad donde el miedo mueve a las personas a hacer aquello que creen que les hará sufrir menos, sin muchas veces sopesar las consecuencias.
    Vivir pensando en lo positivo nos hace sentirnos más felices, al menos es como yo me siento 🙂
    Gracias Raquel por tus comentarios, son siempre fuente de reflexión.

  4. Siento como propios la mayoría de los pensamientos que escribes en varios artículos que he leído de tu bloc. Desde mi primer embarazo he sentido una gran necesidad de expresar lo bonito que es dar a luz y lo especial que es el momento del parto. Este sentimiento ha ido aumentando al convivir con embarazadas que están asustadísimas y horrorizadas esperando el momento “fatal” del nacimiento. Todas con las que he platicado ven el parto natural como “una posibilidad mas” y simplemente dicen, sin mucha confianza consigo mismas, que lo intentaran pero sin cerrar las puertas al parto intervenido. Y por desgracia, ninguna de ellas lo consiguió, a todas las tuvieron que intervenir, y recuerdan ese momento como algo traumático. Ahora espero mi tercera bebé, y desearía poder tenerla en casa como tuve a mi segunda hija, estábamos solos mi esposo y yo, y fué muy intimo i especial. En ningun momento setí miedo porque la partera no llegara a tiempo, y siempre tuve la certeza de las mujeres sabemos parir solas, pues algo instintivo. A los 15 minutos llegó la partera y me izo las curas necesarias y revisó a la bebé y la placenta. Todo normal como debe ser. Desearía poder transmitir esta normalidad a todas las mujeres que van a tener su primer parto o tuvieron uno traumático anteriormente, porque si me enojo enormemente cada vez que veo una representación de parto en películas o series televisivas, ya que TODOS son presentados como momentos horribles, de pánico para la mamá, donde siempre el/la acompañante sabe mas lo que hay que hacer (aunque sea la primera vez que asista a uno) que la propia embarazada. Y siempre todos saben mas lo que el bebé necesita que la propia madre… Ufff! No dejaría de escribir , lo siento, pero es que me ponen a mil, y siento que cada vez estamos perdiendo mas el propio instinto maternal y animal en general. Si nos escucháramos mas y escucháramos mas a nuestros hijos, limpios de todos los prejuicios que nuestra sociedad nos impone y contamina, no tendríamos tantas dudas de lo que habría que hacer en cada momento.
    Gracias por tu bloc, yo intento difundirlo y darlo a conocer, mandando el link de uno u otro artículo, a todas las embarazadas que conozco para que tengan una visión mas amplia y menos obscura del embarazo, PARTO y crianza.
    Gracias mil, un abrazo,
    anna

  5. Muchas gracias Anna, mujeres y sentires como el tuyo son los que inspiran día a día este blog. Teniendo consciencia de tus embarazos, nacimientos y crianzas cambias realidades, no sólo de la gente que te rodea, sino también de tus [email protected] [email protected] El futuro está en nuestras manos. Mucho Amor

  6. Pingback: parto vaginal..! | El Embarazo - Foro

  7. Pingback: El parto en casa de la modelo española Bimba Bosé: relato y datos | El Blog Alternativo

  8. Pingback: ECOTONIA: la semilla de la vida. Campaña de financiación online para un documental sobre los estados modificados de conciencia durante el embarazo y el parto | El Blog Alternativo

Deja tu comentario