Te amo

Hola! Hoy es 20!! se está yendo Septiembre y pienso mucho en este blog que tantas cosas buenas me trae.

Ha sido un mes de Agosto movido. Las niñas, los proyectos, Luis… Antes de hablaros de ninguna otra cosa, hoy mi artículito va sobre esto. Sobre el amor. Sobre Luis. Sobre la pareja. Sobre los hijos y la pareja.

Cuando nació Iris me sentí más unida a Luis. Este era un proyecto conjunto, es verdad que los primeros momentos son tambaleantes, había que acomodarse, adaptarse a este nuevo amor entre nosotros, a crecer, a buscar alternativas, una crianza, educación, una vida más acorde a nuestros ideales.

Con estas ganas militamos, creamos grupos, buscamos, nos aliamos… el mundo estaba mal pero nosotros ¡¡lucharíamos por nuestra hija!!! todos eran malos pero ¡¡nosotros sabíamos cuál era el camino de la verdad!! pero Iris crecía y nuestras ideas cambiaban…

Entonces vino Maya, en ese proceso de adaptación interminable a Iris. Y todo lo que habíamos creído se tambaleó aún más. ¡¡Esta niña era distinta a la otra!! ¡¡Y nosotros también habíamos cambiado!!

Como pareja nos sentimos separados, como personas arrebatados de nosotros mismos. Y en ese terremoto emocional hemos ido descubriendo que en nuestra esencia se encuentra todo lo que hemos intentado evitar durante tanto tiempo. Todas las respuestas están en nuestro YO. Todas las soluciones.

En esta crianza de 2 me he visto chillando, usando la manipulación sentimental, abusando de mi poder de madre…

Pero en ese dolor he descubierto algo valiosísimo. Este verano he descubierto una playa: la de mi propio y profundo subconsciente y los hilos que me mueven realmente. Aún estoy en ello.

Dicen que en casa del herrero cuchillo de palo, pues eso. Tanto ayudar a otros para conseguir mejores caminos en sus vidas y resulta que la mía estaba por mejorar.

Y todo gracias a estas hijas mías, que nos revuelven, nos menean, nos sacuden de los pies a la cabeza. Gracias, gracias, gracias.

Y gracias a mi compañero, mi amor, mi amigo. A Luis. Alguien que está ahí, conmigo, en este camino.

Una pareja que no tiene tiempo de mirarse, ni tocarse, que tiene en cambio muchos deberes de “limpieza de mente”. Y dos pequeñas que nos observan y esperan de nosotros una coherencia que no tenemos (aún). ¿Cómo voy a escribir? ¿qué puedo decirle a otros?

Así llevo más de 15 días. Y sin darme cuenta 36 años.

Nuestro antiguo amor se desintegra…pero de esa caída viene el renacimiento: aparece poco a poco y no sin retrocesos, otro concepto nuevo, algo tan alejado de lo que nos han vendido como “amor” que cuesta aceptar.

Muchas horas hablando, compartiendo, desnudando el alma para llegar a la conclusión más bonita de este verano, de nuestras vidas: el Amor de verdad, en mayúsculas, “el que es altruista, el que ama”.

Y ahora sí que estamos enseñando a nuestras hijas algo valioso.

Ahora, con esta desnudez de alma si que estamos elaborando el camino de la buena crianza para ellas. Daba igual todo: lo que vistieran, lo que comieran, el cole… La clave del éxito, de la felicidad estaba en nuestras mentes, en nuestras emociones, en nuestras reacciones, en nuestros comportamientos (voluntarios o no).

A través del AMOR estamos descubriendo el camino.

Gracias, Universo, por ofrecernos esta oportunidad.

Gracias a Iris y a Maya por ponerlo tan fácil y tan en bandeja.

Gracias, a nosotros, por tener el coraje, la introspección y la sinceridad para poder comprender y cambiar a mejor.

Ahora, cambiando nosotros, sí que estamos cambiando el mundo.

Esto está extraído de Laura Gutman gracias a Patricia, que me lo envió…

Mitos, mentiras y supuestos de la vida en pareja 

No pretendo hablar sobre el amor romántico, porque los poetas y sacerdotes de todas las culturas en todos los tiempos lo han descrito. Pero sí diré algo sobre el amor en la pareja: Actualmente suponemos que la vida en pareja es algo favorable, y estamos condicionados para encontrar al príncipe azul o a la princesa rosa.

Habitualmente, ese “encuentro” sucede cuando sentimos una fuerte atracción sexual por el otro.

En seguida interpretamos que “eso” es amor. Y sobre la base de “ese” amor, armamos nuestros proyectos de seguridad. Las mujeres buscamos protección, sobre todo si creemos que en el futuro tendremos hijos. Los hombres buscamos suavidad y amparo. Y así firmamos contratos titulados “amor para siempre” con letra brillante seguidos de varias páginas con letra chica que no leemos porque estamos muy ocupados haciendo el amor. Luego, más tarde, nacen los hijos. En consecuencia la fuerte atracción sexual, como mínimo, se modifica, por no decir algo más contundente. Desaparece “eso” que nos tenía tan “enamorados”.

Entonces empieza un período de reclamos mientras revisamos el contrato original, constatando todo aquello que hemos firmado de puño y letra. En esa letra chica figuran los hijos de matrimonios anteriores, los ex cónyuges con sus propias exigencias del pasado, las familias ascendentes con sus diferencias culturales o ideológicas, el mal humor de nuestro cónyuge, la debilidad, los malos hábitos, la pereza, la adicción al trabajo, las enfermedades, la incapacidad para generar dinero, la inestabilidad, el olor a cigarrillos y todos los pecados que parecen multiplicarse y manifestarse en ese individuo que duerme en nuestra cama. Creemos que la culpa es del otro, claro. Y que todo se solucionaría si el otro hiciera eso que nosotros queremos que haga.

¿Qué pasó? Pasó que “antes” tampoco hubo amor. Tal vez hubo deseo. Miedo. Necesidad de resguardo. Necesidad de compañía. Necesidad de crear una ilusión. Hubo necesidades a granel. Es decir, hemos utilizado al otro para satisfacer necesidades primarias. Pero resulta que el amor es otra cosa.

El amor es ofrecer y poner a disposición todo lo que el otro necesita o desea. El amor sólo pretende complacer. El amor es altruismo puro. El amor ama. Nada más. No pretende nada para sí.

Por eso, si tenemos muchas quejas con relación a nuestro partenaire, primero observemos si alguna vez lo hemos amado. Luego decidamos si estamos dispuestos a empezar a amarlo, a partir de hoy.

Laura Gutman.

 

A pesar de no tener nada que decir, pronto escribiré 🙂

Sigue habiendo muchas cosas que quiero compartir en este espacio y que me ayudan a entenderme mejor.

Besos y abrazos

Artículos relacionados:

9 thoughts on “Te amo

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Raquel, ENHORABUENA. Sí, enhorabuena por la valentía que demuestras dejándonos ver que tú también tropiezas como lo hacemos los que compartimos ideales contigo. Gracias por hacerlo público porque así nos das fuerzas para seguir en este caminito que a veces tiene curvas y cuestas difíciles de subir…
    Me siento reflejada en cada una de tus palabras. Yo no hubiera podido plasmarlo mejor.
    Una vez más, mis felicitaciones por tener la familia tan bonita que tienes y por enseñarme tanto con tus escritos.
    ¡Mucho amor para los cuatro!

  3. Gracias Arancha…a veces después de publicar me siento un poco desnuda, pero palabras como las tuyas me arropan 🙂 Mucho amor para vosotros también

  4. Es mi primera vez por tu sitio y me ha gustado mucho. Tambien te agradezco este post porque yo estaba en lo mismo y al tu desnudarte nos arropas a todas…mil gracias!! me voy con una sonrisa y un calorcito en el pecho muy rico! y seguro volvere!

  5. Esa es mi Raquel! Enorabuena por ese articulo sincero, valiente y humilde.
    Si no tuvieramos nada que mejorar ¿para qué ese camino que llamamos vida? que aburrido seria todo.
    Para aprender hay que saber mirar de frente en nuestro interior, reconocer todo aquello con lo que dia a dia nos boicoteamos y cuya justificación buscamos fuera, en otro sitio, en otra persona.

    La felicidad está solamente en nuestro interior.

  6. De dentro a fuera y no de fuera adentro…claro que sí, lo externo ni nos premia ni nos castiga. Lo hacemos [email protected] [email protected]
    Gracias, Eva.

  7. Raquel, apenas te conozco y he recibido de ti tanto. Es inexplicable como algunas pocas personas tienen la magia para verse por dentro, compartir su intima reflexion y servir de llave para los que hechamos un ojo hacia su interior. Esa llave nos abre tambien el corazon y nos invita a vernos por dentro, como en el fondo de un espejo de agua. Es verdad, el amor es altruista, se entrega sin ser pedido sin preguntar, es como un abrigo multi tallas a la medida de todos, asi es tu post. Gracias por compartir tu sabiduria y tus recursos (Libro de hypobirthing en espanol)

  8. Mónica!! gracias a ti por brindarme el placer de poder servir de ayuda 🙂 Suerte en tu nueva empresa, nuestra profesión es la mejor del mundo. Besos y abrazos

Deja tu comentario