Dos caminos, dos nacimientos

Ha llegado el momento de escribir sobre el nacimiento de Maya, nuestra segunda hija, pero no se por dónde empezar. Son tantas las emociones, tanta la felicidad, tanto el placer de haber dado a luz en casa… creo que tengo para más de un artículo.

Haber tenido un primer parto en un centro hospitalario hace además las comparaciones casi obligatorias. Voy a empezar por eso. Aunque el final de los dos caminos fue el mismo: dos niñas preciosas que son el centro de nuestro universo, el camino en si fue distinto, y eso que Iris, nuestra primera hija tuvo un nacimiento bastante respetado. Ahí va mi análisis personal de lo que ha sido mi experiencia. Read More