El destino y yo

No. No podemos controlar el destino. Podemos elegir entre caminos, qué comemos, con quién salimos, qué decimos o qué no…podemos encauzar nuestra vida de una forma u otra, pero siempre con el destino merodeando.
Cuando estás embaraza pasa lo mismo. Sigues, igual que cuando no estabas embaraza, a virtud de lo que en Filosofía llaman “el devenir”. Read More