Sanación al final del último trimestre

No he vuelto a escribir sobre el final de mi embarazo y el nacimiento. Hoy quiero contarte cómo fue

el final del último trimestre

Facilito preparación al nacimiento e hipnosis como bien sabes para eliminar esos pensamientos limitantes, miedos y ansiedades que enfrenta la pareja antes de la llegada de un hij@. Durante el nacimiento de mi primera hija sabía que no quería intervenciones si no eran necesarias, quería que el parto fuera natural, pero no logré disociarlo del “dolor”. La experiencia fue “natural” pero dentro de un centro hospitalario, con todos los condicionantes que esto supone.

En este nacimiento nos habíamos propuesto, como sabes, un nacimiento en casa. Según se acercaba la fecha cada vez más gente sabía de nuestros propósitos. Y cada vez más las críticas más salvajes se hacían llegar, Read More

La ecografía de las 20 semanas

Ayer tocaba la ecografía de las 20 semanas. Luis me acompañó y fuimos encantados a ver cómo estaba nuestro bebé. En una sala oscura me esperaba el ecógrafo y dos mujeres muy amables, una hacía la prueba y la otra tomaba los datos en un ordenador. “Queréis saber el sexo, ¿supongo?”, dijo la que manejaba el aparato. “No” contestamos nosotros “preferimos llevarnos la sorpresa”. “Bueno” dijo “fíjate, es bueno preguntarlo, nunca sabes”.

Tras realizar la prueba, con golpecitos incluidos para que el bebé se dé la vuelta (cuando el bebé claramente incómodo lo único que hace es dar patadas al ecógrafo) vamos hacia la mesa semioscura de la mujer que toma los datos. “Aquí tienes un consentimiento informado para firmar, es algo nuevo que nos hacen hacer y es simplemente para que declares que estás de acuerdo que esto no es una prueba diagnóstica concluyente”, dice. “Claro”, contesto y firmo, me sorprenden tres cosas: una que no me hicieran firmar uno igual cuando me ecografiaron a las 12 semanas, otra, me parece genial que por fin acepten que esta prueba diagnóstica hace aguas a muchos niveles, aunque puede resultar útil para algunos diagnósticos y la tercera es que se firme un consentimiento tras hacerse la prueba y no antes como debe ser. “Aquí tenéis una copia y algunas fotos del bebé”. Read More

¡Viva la epidural!

Es la anestesia más usada en los últimos años, especialmente para las cesáreas. Su efecto se siente pasados entre 10 a 20 minutos. Se administra a través de una cánula que se inserta en la parte baja de la espalda, justo antes de la espina dorsal. La cánula se deja posicionada para administrar durante el parto las dosis necesarias. Lo que se pretende es dormir la parte baja del cuerpo, de cintura para abajo. Eso incluye los músculos pélvicos.

La epidural tiene muchos beneficios con respecto a otras anestesias usadas con anterioridad: la madre está consciente, no causa vómitos o náuseas como la general. Desde el punto de vista de hospitales y personal que trabaja en ellos las mujeres están quietas y “calladas” dando a luz. Read More

¿Tengo que firmar un consentimiento informado cuando doy a luz?

Ha salido recientemente en los periódicos el caso de un alto cargo hospitalario que en una entrevista, a la pregunta de por qué a las mujeres en el parto no se les pide firmar ningún consentimiento informado, contestó que las mujeres de parto “no están en plenas facultades debido al dolor y la intensidad del mismo”. Este alto cargo es además responsable de educar a las nuevas comadronas y ginecólogos, ya que el hospital donde rige es universitario.

Los pelos se me ponen como escarpias al leer algo así. Read More