Se nos ha muerto una luz

La vida y la muerte van de la mano, como la luz y la oscuridad. Lo olvidamos a menudo.

Hace unas semanas mi mundo se tambaleaba porque alguien conocido moría.

La muerte te toca cuando pasa de cerca, te roza. Si es de lejos no molesta, a no ser que mueran muchos de tu misma raza o nacionalidad y además se monté un reality show al respecto en los medios.

Pero si la muerte pasa muy de cerca, te hace temblar, te enfría.

La escena de la muerte depende de quien la cuente, los muertos no hablan.

A grandes rasgos esta es la historia que me llegó: madre de tres hijos pequeños, 6 años, 3 años y 1 año. Sola, en gran chalet con vistas al valle y numerosas habitaciones. Con piscina de verano en el porche. Read More

Esas intrusas llamadas doulas

La semana pasada recibí una llamada de auxilio de una amiga alemana que reside en Cologne. Su propia madre falleció hace unos meses, sus hermanos no tienen hijos, su pareja es turco, por lo que la familia política tampoco está cerca. De repente el parto, su bebé, la teoría de todos los libros que se cae de repente, el no encontrar agarraderas, las noches sin dormir, los llantos que no son calmados, la incertidumbre, las dificultades para amamantar…

Además el bebé fue ingresado a los pocos días por una infección. El caos, la tristeza, la soledad. “Nadie me dijo que ser madre duele” me decía entre lágrimas. Read More